General, Política actual — 2 octubre, 2007 at 7:26 pm

Discurso completo del presidente de Irán ante las Naciones Unidas

by

De verdad que merece la pena leerlo; desde el punto de vista político… y hasta espiritual.

 

Señor presidente, honorables delegados,

Señoras y señores:

Me complace y agradezco al Todopoderoso tener la oportunidad, una vez más, de asistir a este importante foro universal.

En el actual mundo tumultuoso en el que predominan clamores resonantes, amenazas y tensiones; en una época en la que las grandes potencias son incapaces de resolver los problemas actuales, en la que aumenta la desconfianza en las arenas regionales e internacionales, la seguridad psicológica de las sociedades es objeto de ataques con intenciones propagandísticas y políticas, la desilusión prevalece sobre la eficacia de las políticas y acciones de las organizaciones internacionales en el establecimiento de una paz durable y la seguridad y la protección de los derechos humanos se debilita, tengo la intención de mencionar y explicar las raíces y salidas de estos predicamentos y de algunos de los principales retos que encara nuestro mundo. También les hablaré de la necesidad de corregir la situación actual, de las perspectivas para un futuro más resplandeciente y esperanzador, de la reaparición de lo sublime y la belleza, de la bondad y la dignidad, de la justicia y del florecimiento de todos los divinos talentos humanos, de la dominación del amor de Dios y de la realización de la promesa de Dios tal como la declaran todos los profetas divinos y los hombres justos. Luego presentaré a vuestro juicio el asunto nuclear de Irán como una realidad y un terreno de prueba de la medida de honradez, eficacia, determinación y victoria. En la parte final de mi alocución, presentaré mis propuestas.

Queridos amigos y colegas,

Como todos sabéis enfrentamos actualmente importantes, numerosos y diversos desafíos. Me referiré a algunos de ellos:

1. Intentos organizados de desgarrar la institución de la familia y reducir la condición de las mujeres.

La familia es la institución humana más sagrada y valiosa, sirve de centro del más puro amor mutuo y del afecto de madres, padres e hijos; es un entorno seguro para la formación y el cultivo de generaciones humanas y un campo fértil para el florecimiento de sentimientos y emociones. Esta institución siempre se ha respetado por todas las nacionalidades, religiones y culturas.

Hoy presenciamos una invasión organizada de los enemigos de la humanidad y de saqueadores para derribar esta genuina institución. Atacan a esa noble institución promoviendo la lascivia, la violencia y rompiendo las fronteras de la castidad y la decencia. La preciosa existencia de las mujeres como expresión de la belleza divina y de la cumbre de la bondad, el afecto y la pureza, ha sido objeto de una brutal explotación durante los últimos decenios por los dueños del poder, los medios y la riqueza. En algunas sociedades, esas amadas criaturas han sido reducidas a meros instrumentos de publicidad y se han pisoteado todas las fronteras y escudos protectores de la castidad, la pureza y la belleza. Es una traición colosal de la sociedad humana a las generaciones venideras y un golpe irreparable a la coherencia social.

2. Violaciones generalizadas de los derechos humanos, terrorismo y ocupación.

Por desgracia los derechos humanos se violan extensamente por ciertas potencias, especialmente aquellas que pretenden ser sus defensores exclusivos. El establecimiento de prisiones clandestinas, secuestros, procesos y castigos secretos sin ningún respeto por la legalidad, las escuchas telefónicas, la violación de cartas privadas y las citaciones frecuentes en los centros policiales y de seguridad se han convertido en prácticas habituales y corrientes. Persiguen a científicos e historiadores por declarar sus opiniones sobre importantes temas globales. Utilizan diferentes coartadas para ocupar naciones soberanas, causar caos y divisiones, y luego utilizan la situación consecuente como excusa para continuar su ocupación. Durante más de sesenta años Palestina, como compensación por la pérdida en que incurrieron en la guerra de Europa, ha estado bajo la ocupación del régimen ilegal sionista. El pueblo palestino ha sido desplazado o se encuentra bajo fuerte presión militar, acorralado económicamente y encarcelado en condiciones atroces. Los ocupantes están protegidos y son elogiados mientras la gente inocente de Palestina está sometida a ataques políticos, militares y propagandísticos. La gente de Palestina está privada de agua, electricidad y medicinas por el pecado de pedir libertad y atacan a su gobierno nacido de los votos del pueblo. Organizan grupos de terroristas para atacar las vidas y propiedades de la gente, bajo los auspicios de políticos y funcionarios militares de las grandes potencias. Los brutales sionistas perpetran asesinatos selectivos de palestinos en sus hogares y ciudades y los terroristas reciben medallas de paz y apoyo de las grandes potencias. Por otra parte reúnen una cantidad de personas judías necesitadas de diferentes partes del mundo mediante una propaganda falsa con el pretexto falaz de suministrarles bienestar, trabajo y alimento, las establecen en los territorios ocupados y las exponen a las restricciones más duras, presiones psicológicas y amenazas constantes. Impiden que esas personas necesitadas vuelvan a sus países de origen y mediante el uso de la fuerza y una falsa propaganda, consiguen que muestren su odio hacia la gente palestina autóctona.

Iraq se ocupó con el pretexto de derrocar a un dictador y por la existencia de armas de destrucción masiva. El dictador iraquí que antes estuvo apoyado por los mismos ocupantes fue eliminado y no se encontraron dichas armas, pero la ocupación continúa con diferentes excusas. No pasa un día sin que haya gente asesinada, herida o desplazada y los ocupantes no sólo no se avergüenzan y rechazan sus responsabilidades, sino que hablan, en un informe, de un nuevo mercado para sus armas como resultado de su empresa militar. Incluso se oponen a la constitución, la asamblea nacional y el gobierno que surgió de los votos del pueblo, y ni siquiera tienen el valor de reconocer su derrota y marcharse de Iraq.

Por desgracia estamos presenciando la amarga verdad de que algunas potencias no valoran a ninguna nación ni a los seres humanos y lo único que les interesa son ellas mismas, sus partidos y grupos. Desde su punto de vista, los derechos humanos son lo mismo que los beneficios de sus compañías y amigos. Los derechos y el buen nombre del pueblo estadounidense se están sacrificando por los deseos egoístas de los que detentan el poder.

3. Agresiones contra las culturas indígenas y los valores nacionales

La cultura es la expresión de la identidad, la clave para la supervivencia de las naciones y el fundamento de su interacción con otras. En un movimiento organizado las culturas indígenas mensajeras del monoteísmo, el amor y la fraternidad, se están sometiendo a amplias y destructoras agresiones. Se humillan las costumbres y los valores nacionales y se ridiculizan y difaman la autoestima y el carácter de las naciones. El propósito es promover imitaciones ciegas, el consumismo, el escepticismo ante Dios y los valores humanos y el saqueo de su riqueza por las grandes potencias.

4. Pobreza, analfabetismo, privación de la salud y brecha entre pobres y ricos

Mientras una parte importante del entorno natural de Asia, África y Latinoamérica está siendo saqueada por la dominación política y económica de ciertas potencias, la situación de pobreza y privaciones son muy alarmantes. Lo que sigue son algunas cifras de las Naciones Unidas:

– Diariamente cerca de 800 millones de personas se acuestan con hambre y unos 980 millones sufren la pobreza absoluta, con un poder adquisitivo de menos de un dólar al día.

– La gente de 31 países, el equivalente a un 9% de la población mundial, tiene una expectativa de vida de 46 años, lo que supone 32 años menos que el promedio de algunos países.

– La ratio entre los ricos y los pobres en algunas partes del mundo es de 40 veces.

– En algunos países la mayoría de la gente no tiene acceso a la educación.

– En muchos países en desarrollo la tasa de mortalidad maternal durante el embarazo es de 450 por 100.000 y en las naciones más ricas es de 7. La mortalidad entre los recién nacidos es de 59 por 100.000 en los países en desarrollo y de 6 en los países más ricos.

– Un tercio de la mortalidad del mundo, es decir, 50.000 personas diarias, es resultado de la pobreza.

Creo que estas cifras demuestran claramente la trágica situación que prevalece en la economía global.

5. Omisión de los valores nobles y promoción del engaño y la mentira

Algunas potencias sacrifican todos los valores humanos, incluyendo la honradez, la pureza y la confianza, en aras de sus objetivos. Propagan el escepticismo y el engaño en las relaciones entre Estados y pueblos. Mienten descaradamente, presentan acusaciones sin fundamento contra otros, actúan contra las normas legales y dañan el clima de confianza y amistad. Abandonan abiertamente la moralidad y los valores nobles en sus relaciones con los demás y ejercen el egoísmo, la supremacía, la enemistad y la imposición en vez de la justicia, el respeto a los demás, el amor, el afecto y la honradez. Sacrifican todas las cosas buenas de la vida y lo sublime por su propia codicia.

6. Violaciones de las reglas del Derecho Internacional y falta de respeto a los compromisos

Hay quienes, a pesar de haber sido ellos mismos los redactores de leyes internacionales, las violan abierta y fácilmente y aplican políticas discriminatorias y dobles raseros. Firmaron regulaciones de desarme, pero diariamente prueban y almacenan nuevas generaciones de armas letales. Crearon el marco para la Carta de las Naciones Unidas, pero no acatan el derecho a la autodeterminación y la independencia de naciones soberanas. Derogan los tratados formales según les convenga y no ceden ante leyes que conciernen a la protección del medio ambiente. La mayoría de las violaciones de las obligaciones internacionales las cometen unas pocas potencias globales.

7. Escalada de amenazas y carrera armamentista

Algunas potencias, cada vez que falla su lógica, utilizan simplemente el lenguaje de la amenaza. La loca carrera armamentista proyecta la sombra de la amenaza sobre el globo. Las naciones de Europa fueron víctimas de dos guerras mundiales y una serie de conflictos devastadores y estuvieron sometidas a las consecuencias de la Guerra Fría durante numerosos decenios. Actualmente los europeos viven bajo la sombra de la amenaza y sus intereses, su seguridad y sus tierras están en peligro bajo la sombra de la carrera armamentista impuesta por ciertas grandes potencias.

Una potencia amenazadora se arroga el derecho a establecer un sistema de misiles, amarga la vida de los pueblos de un continente y establece las bases para una carrera armamentista.

Algunos gobernantes que a primera vista parecen poderosos se comportan como niños con pistolas de agua, se sienten imbatibles y empiezan a disparar impacientemente contra unos, amenazan a otros y proyectan la sombra de la inseguridad sobre naciones y regiones.

8. La ineficacia de los mecanismos internacionales para actuar sobre estos desafíos y establecer una paz y seguridad estables

Las organizaciones y mecanismos internacionales carecen claramente de capacidad para superar los problemas y desafíos, para establecer relaciones equitativas y justas y para instaurar la paz, la fraternidad y la seguridad. Es difícil encontrar algún gobierno o nación que se haga muchas ilusiones respecto a esos mecanismos para asegurar sus derechos o defender su independencia, la integridad territorial y los intereses nacionales.

Estimados amigos y colegas:

Los desafíos son muchos más de los que he enumerado y sé que se podrían presentar muchos más si hubiera querido hacer hincapié en ellos, pero preferí limitarme a los que he mencionado.

Ahora la cuestión importante y decisiva tiene que ver con las raíces y causas de estos desafíos.

Un análisis científico y cuidadoso demuestra que la raíz de la situación actual se encuentra en dos factores fundamentales.

Sin duda, el primer factor tiene que ver con las relaciones que surgen de las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial.

Los vencedores de la guerra diseñaron la hoja de ruta para la dominación global y formularon sus políticas no sobre la base de la justicia, sino para asegurar los intereses de los vencedores sobre las naciones vencidas. Por ello los mecanismos que nacen de este enfoque y las políticas relacionadas con él no han sido capaces de encontrar soluciones justas para los problemas globales desde hace 60 años.

Algunas grandes potencias siguen ejerciendo la conducta de los vencedores de una guerra mundial y consideran a otros Estados y naciones, incluso a los que no tuvieron nada que ver con la guerra, como vencidos; humillan a otras naciones y las extorsionan desde una posición condescendiente similar a la de los señores feudales ante los campesinos en la edad media.

Se consideran superiores a otros y no responden ante ningún gobierno u organismo internacional.

Colegas, Sr. presidente,

Señoras y señores:

Entre todas las organizaciones ineficaces, desgraciadamente, el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas ocupa el primer lugar.

La ONU ha creado circunstancias en las que algunas potencias, con el derecho exclusivo y especial de veto en el Consejo de Seguridad, actúan como fiscal, juez y verdugo, no importa si se trata de un acusado o un demandado. Es natural que los países que han sido sometidos a sus transgresiones no tengan esperanzas de recibir lo que merecen del Consejo.

Por desgracia la humanidad ha presenciado que en todas las guerras prolongadas como las de Corea y Vietnam, la de los sionistas contra los palestinos y Líbano, la de Sadam contra el pueblo de Irán y las guerras étnicas de Europa y África, uno de los miembros del Consejo de Seguridad fue uno de los beligerantes, apoyó a una parte contra la otra –generalmente al agresor-, o era el propio conflicto.

Consideren Iraq: primero lo ocuparon y luego recibieron la autorización del Consejo de Seguridad, el mismo Consejo en el que los propios ocupantes tienen derecho de veto.

¿A quién se va a quejar el pueblo de Iraq y adónde puede llevar sus quejas con esperanzas de conseguir sus derechos?

Vimos en Líbano que algunas potencias retardaron las decisiones del Consejo de Seguridad a la espera de la victoria del régimen sionista. Sin embargo, cuando perdieron la esperanza en la posible victoria de ese régimen usurpador, aprobaron que entrara en vigor el alto el fuego. Pero el deber del Consejo de Seguridad es impedir la expansión de conflictos, instaurar el alto el fuego y promover la paz y la seguridad. ¿Contra quién debe quejarse el pueblo de Líbano y adónde debe llevar sus quejas?

Excelencias, señoras y señores:

La presencia de algunas potencias monopolistas ha impedido que el Consejo de Seguridad realice sus tareas principales que son salvaguardar la paz y la seguridad sobre la base de la justicia. La credibilidad del Consejo está empañada y su eficacia en la defensa de sus miembros se ha destruido. Muchas naciones han perdido su confianza en el Consejo.

Otros organismos, como los monetarios y bancarios, están en la misma situación indeseable y han sido convertidos en instrumentos para la imposición de los deseos de algunas potencias a otras naciones.

Es evidente que estos organismos no son capaces de responder a las actuales necesidades, resolver los desafíos y establecer relaciones equitativas y sostenibles.

Estimados colegas:

De nuevo no cabe duda de que el segundo y más importante factor es el menosprecio de la moral, los valores divinos, las enseñanzas de los profetas y las directivas especificadas por Dios omnisapiente por parte de algunas grandes potencias, así como el dominio de los pecadores. ¿Cómo pueden los pecadores, que ni siquiera logran controlarse a sí mismos, gobernar a la humanidad y organizar sus asuntos? ¡Desgraciadamente se han puesto en la posición de Dios! Sirven a sus propios caprichos y deseos de poseerlo todo para sí. Para ellos la dignidad humana, las vidas, propiedades y tierras de otros ya no importan.

La humanidad ha sufrido la profunda herida causada por potencias impías a su cuerpo maltratado. Hoy los problemas que enfrenta la gente en todo el mundo están arraigados sobre todo en el desdén por los valores humanos y la moral; y también en el hecho de que los dirigentes son impíos.

Amigos, señoras y señores:

El único camino razonable hacia la mejora de la humanidad es el retorno a las enseñanzas de los divinos profetas, al monoteísmo, al respeto por la dignidad de los seres humanos y al flujo de amor y afecto en todas las relaciones, vínculos y regulaciones. Por lo tanto las estructuras deberían ser reformadas sobre esta base.

Para cumplir con este objetivo, invito a todos a formar un frente de fraternidad, amistad y paz sustentable, fundamentado en el monoteísmo y la justicia, bajo el nombre de «Coalición por la paz» para impedir las incursiones y la arrogancia y propagar la cultura del afecto y la justicia. Anuncio por este medio que con la ayuda de todas las naciones independientes, ansiosas de justicia y amantes de la paz, la República Islámica de Irán marchará por ese camino.

El monoteísmo, la justicia y el amor por los seres humanos deberían dominar todos los pilares de la ONU, esta organización tiene que ser un punto de referencia para la justicia y cada uno de sus miembros tiene que contar con el mismo apoyo espiritual y legal.

La Asamblea General, como representante de la comunidad internacional, será considerada como el pilar más importante de la ONU, libre de toda presión y amenazas de las grandes potencias, para adoptar las medidas necesarias para reformar las estructuras de la ONU y especialmente cambiar el actual estatus del Consejo de Seguridad y definir nuevas estructuras basadas en la justicia y la democracia con el propósito de reaccionar ante las necesidades actuales y solucionar los retos existentes para crear una estabilidad y seguridad sostenibles.

Excelencias:

El asunto nuclear de Irán es un ejemplo evidente del funcionamiento de dichos mecanismos y de los pensamientos que prevalecen en ellos.

Como todos saben, Irán es miembro oficial de la Agencia Internacional de Energía Atómica, siempre ha respetado sus normas y regulaciones y ha mantenido la mayor cooperación con la Agencia en todos los aspectos. Todo nuestro trabajo nuclear ha sido completamente pacífico y transparente.

Según el estatuto de la IAEA, todos los miembros tienen una serie de derechos y compromisos. En realidad todos los miembros tienen que proceder por el camino pacífico, bajo la supervisión de la Agencia deben ayudar a otros miembros, tienen derecho a recibir el apoyo de la Agencia y pueden acceder al ciclo del combustible con la ayuda de la Agencia y sus miembros.

Hasta el momento Irán ha cumplido con todas sus obligaciones, pero se le ha privado de la asistencia técnica de los demás miembros, e incluso, durante determinados periodos, del apoyo de la Agencia. Durante unos cinco años, algunas de las potencias mencionadas intentaron negarle a la nación iraní sus derechos mediante presiones sobre la AIEA.

Desviaron el asunto nuclear de Irán de su trayectoria jurídica y politizaron el ambiente para imponer sus deseos, aprovechando todos sus potenciales.

Irán ha hecho grandes esfuerzos para conquistar la confianza. Sin embargo, nada los satisfizo, salvo una completa parada de todas las actividades nucleares, incluso las relacionadas con la investigación y el ámbito universitario.

Por tanto se cerraron incluso los centros que no intervenían en el ciclo del combustible o que no requerían la supervisión de la Agencia. Tras tres años de negociación intentando conquistar la confianza, la nación iraní llegó a la clara convicción de que la principal preocupación de esas potencias no es la posibilidad de que Irán se desvíe de las normas y reglamentos de la Agencia, sino su progreso científico. Si esta tendencia continúa, Irán no tendrá la posibilidad de disfrutar de sus derechos, ni siquiera en los próximos 20 años. Así pues estamos decididos a continuar con el asunto en su trayectoria legal, que pasa por la Agencia, al margen de imposiciones ilegítimas y políticas de potencias arrogantes. Por supuesto la nación iraní siempre ha estado preparada, y lo está ahora, para llevar a cabo negociaciones constructivas. Abusando del Consejo de Seguridad, las potencias arrogantes han acusado repetidas veces a Irán, e incluso lo han amenazado militarmente a lo largo de los dos últimos años. Sin embargo, gracias a nuestra fe en Dios y a la unidad nacional, Irán ha avanzado paso a paso y ahora nuestro país se reconoce como un país con la capacidad de producir el ciclo de combustible a escala industrial para fines pacíficos.

Afortunadamente, la Agencia ha intentado recientemente recuperar su función jurídica apoyando los derechos de sus miembros y supervisando las actividades nucleares. Consideramos que en este sentido la Agencia está actuando correctamente. Anteriormente, habían pretendido, ilegalmente, politizar el caso nuclear de la nación iraní, pero en la actualidad, gracias a la resistencia de la nación iraní, el asunto ha vuelto a la Agencia y yo anuncio oficialmente que, en nuestra opinión, la cuestión nuclear de Irán ya está cerrada y se ha convertido en un asunto ordinario. Hay determinadas potencias que han planteado dentro de la AIEA muchas preguntas en relación con las actividades nucleares iraníes, cuestiones que se examinarán debidamente. Por supuesto, Irán siempre ha estado dispuesto a mantener conversaciones constructivas con todas las partes.

Me gustaría dar las gracias a todas las naciones y países que en esta difícil coyuntura han defendido los derechos jurídicos de mi nación y mi patria; y también a los miembros del movimientos de los no alineados, nuestros otros amigos en el Consejo de Seguridad, el consejo directivo de la AIEA, los expertos de la Agencia comprometidos y respetuosos de la legalidad, así como al Director General por su insistencia en la ley. También quiero anunciar que, a diferencia de las potencias monopolistas, la nación iraní está dispuesta a ofrecer a los demás miembros su experiencia en forma de programas educativos, basándose en las obligaciones según los estatutos de la Agencia y bajo su supervisión.

Ahora quiero dirigirme a quienes estuvieron durante cinco años asediando a la nación iraní y ofendieron y acusaron a mi pueblo, que ha contribuido a la historia y civilización del mundo, y aconsejarles que aprendan de sus recientes acciones. Han maltratado a la nación iraní, pero deben tener cuidado de no hacer lo mismo con otras naciones y no sacrificar la integridad de las organizaciones internacionales en provecho de sus deseos ilegales. Hoy día las naciones del mundo están despiertas y vigilantes, y ofrecen resistencia. Si ustedes se reforman, todo el mundo se reformará.

Las naciones son intrínsecamente buenas y pueden coexistir pacíficamente. Más vale que intenten servir a su propio pueblo y se aseguren de que los demás no los necesitan.

¿No ha llegado ya la hora de que estos poderes regresen, del camino de la arrogancia y la obediencia a Satán, al camino de la divinidad?

¿No desean ser absueltos de sus impurezas, someterse a la voluntad de Dios y creer en él?

La fe en Dios significa creer en la honestidad, la pureza y la justicia, y amar a los demás.

Pueden estar seguros de que se beneficiarán de la pureza, la honestidad, la justicia, el amor y el respeto a la dignidad humana. Pueden estar seguros de que las naciones del mundo consideran estos atributos los más apropiados, valiosos y hermosos.

Ésta es la invitación de todos los profetas divinos, de Adán a Noé, Abraham, Moisés, Jesucristo y Mahoma, el mensajero de Dios (la paz sea con él).

Si responden a la invitación se salvarán, y si no, lo mismo que les ocurrió a las gentes del pasado les ocurrirá a ellos.

De acuerdo con el sagrado Corán:

«Quien no responde a la llamada divina no debe pensar que ha debilitado a Dios sobre la tierra; no tiene ningún compañero salvo Dios, y claramente lo ha engullido la oscuridad».

No tienen nada que sea propio de ellos y no pueden escapar del dominio de Dios y su voluntad.

En esta importante reunión, les debo recordar las siguientes palabras del Todopoderoso que se mencionan en el sagrado Corán:

«¿Acaso no miran a las potencias y gobiernos que estuvieron antes que ellos? Si la gente del pasado realmente hubiera poseído algo, lo habrían mantenido y no habrían permitido que ustedes lo poseyeran ahora. Dios los destruyó por sus pecados y nadie pudo protegerlos contra la voluntad de Dios».

Deben saber que las costumbres y tradiciones basadas en la opresión y la injusticia serán destruidas. ¿No ven los signos de la vigilancia y resistencia basados en el monoteísmo, la filantropía y el espíritu de las naciones del mundo que anhelan la justicia? ¿No se percatan de la inminente caída de los imperios?

Confío en que esta invitación reciba una respuesta adecuada.

Sus excelencias:

Las naciones y los países no deben obedecer a la injusticia de determinadas potencias, porque esas potencias, por las razones mencionadas, sus actuaciones espantosas, carecen de la competencia para dirigir el mundo.

Declaro oficialmente que ya ha pasado, con mucho, la era de las relaciones que surgieron de la Segunda Guerra Mundial así como los pensamientos materialistas basados en la arrogancia y la dominación.

La humanidad ha superado un peligroso precipicio y ha comenzado la era del monoteísmo, la pureza, la afinidad, el respeto a los demás, la justicia y el verdadero amor a la paz.

Es una promesa divina que la verdad saldrá victoriosa y los justos heredarán la tierra. Ustedes que son libres, creyentes y ciudadanos del mundo, confían en Dios. Ustedes que ansían los valores elevados donde quiera que estén, intentan preparar el terreno para que se cumpla esta gran promesa divina, sirviendo a las gentes y buscando la justicia. La era de la oscuridad tocará a su fin, los prisioneros regresarán a casa, las tierras ocupadas serán liberadas, Palestina e Iraq serán liberados del dominio de quienes los ocupan y los pueblos de Europa quedarán libres de las presiones que ejercen los sionistas. Los gobiernos de buen corazón, amantes de la humanidad, sustituirán a los gobiernos agresivos y dominantes. Se recuperará la dignidad humana. El agradable aroma de la justicia impregnará el mundo y los pueblos vivirán juntos como hermanos.

Aspirar de este modo a que el gobierno quede en manos de los justos y del Prometido es la cura para las heridas de la humanidad, la solución a todos los problemas y el establecimiento del amor, la belleza, la justicia y la felicidad en todo el mundo. Esta creencia y este empeño son la clave para la unidad y las interacciones constructivas entre naciones, países, los pueblos del mundo y todos quienes de verdad buscan la justicia.

Sin duda alguna el Prometido, que es el salvador último y el último mensaje celestial, llegará. En compañía de todos los creyentes, amantes de la justicia y benefactores, él establecerá un futuro resplandeciente y colmará el mundo con justicia y belleza. Esta es la promesa de Dios, por tanto se cumplirá.

Participemos del cumplimiento de toda esa gloria y belleza.

Deseo que haya un futuro resplandeciente para todos los seres humanos; que comiencen la liberación y la libertad para todos los humanos, que el amor y el afecto gobiernen en todo el mundo y que desaparezcan la opresión, el odio y la violencia. Este deseo pienso que se hará realidad en un futuro próximo.

http://www.presiden t.ir/en/. Traducido para Rebelión por Germán Leyens y Anahí Seri. Revisado por Caty R.

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin