General, Política actual — 17 junio, 2008 at 8:25 am

Penélope Cruz y Salma Hayek, ¿prostitutas de lujo?

by

pict0052.JPGDurante mi estancia en Colombia, me he leído una buena pila de libros sobre el narcotráfico, los paramilitares, la parapolítica… y la prostitución de lujo.

El libro «El cartel de los sapos», del cual cuando me marchaba de aquel país se iba a empezar a emitir una versión televisiva, relata con toda la crudeza las andanzas del «último» cartel del narco cuando comenzó el proceso de extradición a Estados Unidos. En sus apasionantes páginas se entrecruzan los dirigentes de los paramilitares (hermanos Castaño) que, tras ejercer de matones para los narcotraficantes, acabaron uniéndose a ellos (al menos, algunos de sus dirigentes). También brinda excelente información que demuestra que el narco mexicano es sólo una extensión del colombiano: sus modus operandi son similares, lo cual explica, de paso, que las luchas actuales internas de estos grupos deben ser consecuencia de toda la información que está saliendo a la luz de sus homónimos colombianos.

El libro sobre el agente del Mossad, Yair Klein, explica con todo lujo de detalles cómo este israelita es el responsable de la creación de los grupos paramilitares colombianos, a su vez, relacionados con los dirigentes políticos, lo que una vez más, nos lleva a reconocer que Israel es responsable de muchos de los crímenes que se realizan en el mundo.

Pero, sin duda, el libro «Las prepago» es el que más os sorprendería a muchos… Si lo pudierais leer, claro, porque este best seller ha sido sacado de la circulación por un juez, que atendió la demanda de una de las actrices-modelos-presentadoras, SUPERCONOCIDAS EN COLOMBIA, a las que citaba la alcahueta «Madame de Rochy» en su descripción de cómo la plana mayor de las bellezas colombianas habían aceptado cifras millonarias a cambio de acostarse con narcos, militares, políticos y deportistas para satisfacer favores y extorsiones a cuenta de los capos del cartel de Cali, hermanos Rodríguez Orejuela. (Os lo podéis bajar en PDF, aquí).

La creencia de que gran parte de las que consideramos «estrellas de la televisión y el cine» son prostitutas de lujo encubiertas, salió a la luz en España hace algunos años por medio de un reportaje con cámara oculta de El Mundo TV. Allí se habló de nombres como Mar Saura, Mar Flores y Sofía Mazagatos, entre otras. El libro de «Las prepago» ha causado un gran impacto en Colombia (antes de ser retirado) porque ejemplifica la mentira de los concursos de Miss Colombia (comprados por los narcos para sus queridas) y las estrellas de la TV (gran parte de ellas, se han prostituido para gente muy «especial»). Quien haya visto la película «Una proposición indecente» se hará una idea más clara del asunto: en las revistas puede parecer incluso que son las novias de esos mafiosos pero en realidad se han conocido como «damas de compañía».

Por eso, una vez que conocemos las similitudes entre los narcos colombianos y mejicanos, que se publique que la actriz española, Penélope Cruz y la mexicana, Salma Hayek, durmieron en la casa de un narco durante el rodaje de la película «Bandidas» («Ser mala nuna ha estado tan bien visto») hace que la pregunta quede en el aire. ¿Ejercen la prostitución también las dos bellas latinas? ¿Acaso, como se relata en el libro «Las prepago», el narcotraficante fue uno de los productores de la película (es decir, que puso la pasta)?

Las actrices se han defendido diciendo que la mansión era sólo una de las varias alquiladas por la productora durante el rodaje, y que sólo los productores, y no el equipo, sabía a quién pertenecía. El problema es que la productora de la película es… Salma Hayek. Y que un narcotraficante ha admitido que Hayek dio fiestas en la mansión, custodiada por un arsenal de servicios de seguridad. Parece que Penélope mantuvo un perfil más bajo…

¿Es Hollywood y el star system un gigantesco putiferio?

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin