General, Internet, Política actual, Vida Galáctica — 28 julio, 2009 at 5:46 pm

I Cumbre de Censura Exopolítica de Barcelona: Steven Greer es un agente militar

by

(Necesito que alguien traduzca este artículo al inglés. Voluntario, que escriba a periodico@rafapal.com).

En otoño del año pasado, a la salida del Congreso de Ciencia y espíritu de Barcelona, y en una mesa redonda, un servidor, Peter Petrelli, Pepón Jover y su novia, Gogo, hablaron de lo bonito que sería traer a España a la gente del Disclosure Project, con Steven Greer incluido. Unos meses después, en otra visita a Barcelona, el empresario Miguel Celades y el propio Pepón me comentaron que el proyecto estaba en marcha y que contaban conmigo tanto para participar en el consejo asesor como también de ponente, debido a mi libro “Extraterrestres”. El lanzamiento de el periódico El Jaque Mate y el hecho de vivir en Madrid fueron haciendo que fuera perdiendo peso en el día a día del asesoramiento, aunque alguna de mis propuestas, como realizar un homenaje al añorado investigador Faber Kaiser, acabaran realizándose. Al pasar los meses, se fue decidiendo no incluirme como ponente (bajo la excusa de que no habría ningún español) pero Pepón Jover me prometió un espacio en el espacio para Exopolítica España, para lo cual preparé mi propuesta. El mismo día en que debía salir a hablar, Miguel Celades me comunicó que esto no iba a ser así porque “mi perfil era demasiado activista”.

De esta manera, se frustó mi deseo de conectar con las redes anglosajonas y lanzar la campaña mundial para abolir los Secretos de Estado y el día de Sublevación Planetaria (11-11-2011) que podrían conseguir la liberación de la esclavitud en la que vive la Humanidad en un plazo de dos años.

Las decenas de personas que me pidieron que hablara y la propia rabia ante la traición sufrida (y mi propio trabajo como periodista), me impulsaron a permanecer durante el domingo en la Cumbre, hasta que vi que no iba a ser posible que hablara.

Me había ido al apartamento a llorar la frustración por el fracaso de mi misión cuando un buen amigo español, que está llevando a cabo un gran proyecto tecnológico planetario, me urgió para que acudiera a la Cumbre porque “algo muy gordo estaba ocurriendo”.

Entre unos grandes nervios, este amigo (cuyo nombre no puedo revelar) me contó que había sufrido una amenaza de muerte por parte de Steven Greer si revelaba los planos de una máquina de energía libre que le había contado poseer: “o lo haces a través mío, o te asesino”. Mi amigo se enteró de que esta amenaza se unía a las recibidas por otras dos personas que también estaban en la Cumbre, un inventor alemán de nombre Gerd residente en Portugal que ha desarrollado un motor de plasma, y el misterioso científico Henry Deacon (dado a conocer hace meses por el Proyecto Camelot y cuyo verdadero nombre es Eric Neuman). Este hombre, al que realicé una entrevista cara a cara en inglés el día anterior, confirmando lo que el Proyecto Camelot había reseñado, tomó relevancia en un momento de caos en la Cumbre. Afirmó, cuando Bob Dean estaba afirmando que los Estados Unidos tienen YA bases humanas en la luna y Marte (en compañía de una raza extraterrestre), para confirmarlo, puesto que “él mismo ha estado en Marte gracias a la teletransportación”. La amenaza de Steven Greer llegó unos minutos después de haber revelado esta información.

Os parezca o no marciana, esta información fue corroborada por el ex asesor de Jimi Carter, Alfred Webre, creador del término Exopolítica, al que la dirección de la organización estuvo a punto de dejar fuera “porque no estaba bien visto, al hablar de grises y reptiloides” (una información recibida en una conversación interna, cuando estaba dentro del comité asesor). Webre, el pionero, al parecer, no está bien visto en el ambiente de la Exopolítica y uno empezó a entender el porqué a una persona que se esfuerza en hablar en castellano a pesar de ser norteamericano, se le cortó desde el público en tantas ocasiones por sus errores gramaticales: “alguien” quería sabotear a este señor. Esa no es la manera de actuar del público español, de ninguna manera.

En palabras del propio Miguel Celades, al que un servidor ha introducido en este mundillo pues no solo es seguidor de mi página sino que yo mismo le animé a que organizara el Congreso de Ciencia y Espíritu al desconfiar del masón que organizó el anterior en España, “este congreso estaba pensado para un nivel 3, es decir, para las personas que no saben nada y no las queremos asustar”. Esta es la explicación oficial pero la realidad es que la gran mayoría de los asistentes eran lectores de mi página y del periódico El Jaque Mate, razón por la cual, las directrices sobre hasta donde tenían que contar por parte del director (intentó hacer lo mismo conmigo cuando negociamos si hablaba o no) dejaron a muchas personas insatisfechas; conocían la mayor parte de lo que allí se contó salvo algunas informaciones que reseño.

Por supuesto, esta es la explicación oficial que Celades ofreció pero, según he ido atando cabos, entre bastidores ha habido una serie de presiones internas para rebajar el nivel de lo expuesto y que las personas que debían de decir cosas fuertes, no hablaran (entre ellas, el propio Deacon-Newman) al que se le cortó cuando iba a hacer esta gran revelación para la Humanidad.

Cuando uno tiene que señalar con el dedo a los verdaderos culpables, se olvida de los irrelevantes Jover y Celades, para darse cuenta del verdadero papel que el señor Steven Greer tiene hoy día en el asunto de la revelación de la presencia extraterrestre y que, sin duda, ha presionado a las marionetas que manejan las secciones de exopolíticas en cada uno de los países europeos, hasta acabar imponiendo la visión light para una cumbre que se presentaba como “El momento de la verdad”. En definitiva, se trata de crear otro movimiento parcial “sobre la verdad extraterrestre” como lo hay sobre el 11-S, las vacunas, los transgénicos, la medicina natural, la espiritualidad, las armas psicotrónicas, etc, etc, etc. Es decir, dividir el Movimiento por la Verdad y el fin de los Secretos de Estado de forma que no se unan en una sola causa como es mi misión y el pensar de mucha gente en el Planeta.

Entonces, nos encontramos con las amenazas proferidas (hay muchas más, por lo visto) por un señor que se presenta como el gurú del Contacto Extraterrestre a gran escala y que, sin duda y si no lo detenemos antes, se va a convertir en un líder mundial; este hombre es perfecto para la TV de la falsimedia, como si vendiera Microsoft… pero con ETs. El citado Steven Greer, que recibió financiación de la familia Rockefeller (aunque él solo reconoce que fue al principio), que admite que ha ido en numerosas ocasiones al rancho de la citada familia, que presume de ser amigo de los Clinton y de tener el teléfono del Príncipe Alberto de Mónaco, que dice ser descendiente de uno de los fundadores de los Estados Unidos, va por el mundo con 10 guardaespaldas cuando supuestamente no tiene financiación de ningún tipo (lo habéis leído bien, yo solo había visto a dos MK Ultra pero ahora veréis).

Entonces uno recuerda que lleva 10 años afirmando que tiene dispositivos de energía libre pero nadie los ha visto en el mercado y para ello ha fundado el Proyecto Orión y Aero. (¿Por cierto, recordais el vídeo de “La conspiración de Oríón?).  ¿No será que lo que hace es recopilar todos esos dispositivos amparado en su benéfica misión para después amenazar a los inventores como realizó con los tres en el congreso de Barcelona?

Y ahora os cuento que los ademanes y tics de esta persona (incluyendo movimientos reptilianos de su lengua) se corresponden con un agente militar, al igual que los de su asistente, Jane Bravo, y que decenas de videntes y personas sensitivas en la Cumbre (entre ellas, Isabel de la Fuente) tuvieron la percepción de que “no es de la luz”. Varias personas, entre ellas una actriz, revelaron sus métodos de interpretación como orador entrenado y hasta algunos pases mágicos para captar la atención de la concurrencia (a la que sedujo con sus mensajes prefabricados). Entonces, nos acordamos de que lo que él mismo ha contado: que varios directores de la CIA han reconocido que él tenía más información que los propios directores. Y que, sobre todo, cuando Gary McKinnon entró en los archivos del Pentágono y la NASA, se encontró, entre otras cosas, con los nombres de los componentes del Disclosure Project.

Y con toda esa información, un grupo de activistas, que ya nos llevamos encontrando desde hace meses en diferentes sitios, después de conocernos por Internet, decidimos que había llegado el momento de decirle a los asistentes que acudieron a la Cumbre a conocer la Verdad que este hombre que nos quieren vender como el Mesías del contacto ET, es un agente militar como la copa de un pino (algo que ya había afirmado el doctor Boylan hace un año). Esas personas me pidieron que fuera yo quien lo contara. Así pues, a la entrada de la sala se organizó una pequeña revuelta cuyo objetivo era llegar hasta el estrado para desenmascarar mundialmente al doctor Steven Greer. Como Miguel Celades no me daba la palabra ni aunque el público lo pidiera, tuvimos que hacerlo de una manera más expeditiva, es decir, llegando hasta el escenario sin pedir permiso.

Como suele ocurrir en estos casos, de la veintena de personas que iban a participar en el asalto, quedamos tres, y al final, llegamos solo un servidor y el cordobés Pepe. Lo que pasó sobre el escenario se lo “perdió” el mundo entero porque Exopolítica Alemania cortó la transmisión en directo por Internet que estaba llevando a cabo, demostrando que su labor es fomentar la censura y no la transparencia de la información. Y lo que ocurrió (lo veréis porque lo tenemos grabado y guardado en diferentes lugares del Planeta) fue que, cuando Pepe y yo llegamos al escenario tras sortear a un Robocop, se llenó de guardaespaldas-ninjas, salidos de Dios sabe dónde, y con el beneplácito de la organización.

Mi reacción, ante una ninja del sexo femenino lanzándome golpes de kárate que me miraba con la mirada de los autómatas MK Ultra (os juro que he visto a los clones en primera persona) fue saltar del estrado y aprovechar para denunciar al “fake de Steven Greer” y su figura anticrística.

De momento, eso es todo, si de algo ha valido esta Cumbre es para desenmascarar a impostores y para reseñar que se ha generado un grupo potente de activistas y de personas que los respaldan.

Señoras y señores: el señor Steven Greer forma parte del Proyecto Blue Beam y es, muy posiblemente, un reptiliano. Su cráneo, morfología, manera de caminar, mover la lengua y, sobre todo, su actitud, le delatan: el momento donde lo demuestra es cuando se emociona, cuando está nervioso, se le infla el ego o se enfada: haced la prueba cuando aparezca en uno de vuestros países.

En unas semanas, tendréis los imágenes para opinar por su cuenta.

Lamento el escándalo montado pero ya no podemos esperar más. El tiempo se nos acaba y este señor era el próximo invento que nos iban a vender.

El bueno es Alfred Webre, un caballero de la luz de los pies a la cabeza.

En la cumbre se confirmaron muchas cosas descabelladas que he ido publicando durante estos años pero os las iré contando en otras ocasiones.

Sí, esta gente ya tiene teletransportación, y sí, están interactuando con extraterrestres en Marte y la Luna.

PD: Steven Bassett es otro agente militar. Él y Greer iban a ser “la izquierda y la derecha” del nuevo timo dualista de la revelación ET: lo demostró al acusar a Bin Laden de haber organizado el 11-S. Espero que ya no nos la cuelen.

PD 2: Otro de los ponentes en la Conferencia me confirmó que Steve Greer es “de los malos”. Al parecer, ha amenazado a varios líderes de este movimiento. Si me permite dar su nombre, lo daré.

PD 3: El hecho de que sea un agente no quiere decir que su información sea mentira: el valor del infiltrado es que maneja información verdadera para que la gente le siga.

Más abajo, una noticia aparecida en la televisión catalana.

Compartir noticia:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn