General, Salud — 24 agosto, 2010 at 11:41 am

Medicina responsable, por Ramón Argudo

by

Enviado por el Colectivo Cantueso.
Es cada ve más evidente que las farmacéuticas nos están tomando el pelo,
la salud y el dinero. Hasta hace poco era un tema poco conocido y la mayoría
de la gente no lo creía por pensar que era demasiado gordo para ser verdad.
Después del timo de la famosa Gripe A, mucha gente está tomando consciencia
que quizás si que sea verdad.
Pero es que el tema es mucho más grave de lo que imaginamos. Las
multinacionales médicas dicen que dedican muchos millones de dolares/euros a
investigación. ¿Pero que investigan? ¿Alguien ha oído últimamente que hayan
encontrado una CURA para alguna enfermedad? Yo no.

Realmente lo que investigan es como cronificar las enfermedades y alargar la
vida de la gente, eso si. Así crean dependencia de su medicamento, y un
ingreso para ellos durante toda la vida del paciente, y si la persona dura
más… pues más dinero.

Mucha gente pensará con buena fe que los médicos no lo permitirían, que la
mayoría son honrados. Y es verdad, es así, la gran mayoría son honrados y no
lo permitirían si fueran conscientes del tema. ¿Entonces porque lo permiten?
Porque la gran mayoría no se han dado cuenta.

¿Como puede ser? ¿Son tontos? No, es simplemente un problema de información
absolutamente sesgada y manipulada.

¿De donde reciben la información sobre los medicamentos y tratamientos los
médicos? Pues de las propias farmacéuticas exclusivamente, y evidentemente
¿que buscarán? Pues vender sus productos.

Alguien dirá. Pero van a simposios y jornadas, etc. ¿Y quien paga eso? Las
farmacéuticas, aunque muchas veces de forma encubierta a través de
asociaciones tapadera. Ellos deciden totalmente de que y como se habla. Y
evidentemente no van ha hablar de algo que no les interesa.

Y si alguien habla de algo que puede ir en contra de sus intereses, como
por ejemplo una cura de algo o un medicamento simple y barato, lo
desacreditan.

Alguien dirá, pero la prensa hablaría del tema. ¿Que prensa? ¿Grupos
empresariales que sus dueños son los mismos que las farmacéuticas?
Evidentemente tampoco, pues les echarían.

Otro dirá ¿y los políticos? ¿No nos defenderán? Aunque suene fuerte, si las
farmacéuticas han controlado la OMS con el tema de la gripe A, o al gobierno
Sueco que tiene fama de limpio. ¿Que podemos esperar de otros gobiernos
menos fiables?

Las farmacéuticas están incrustadas de una manera u otra en todos los
departamentos de sanidad del mundo.

¿Entonces no podemos hacer nada? Pues si y mucho.

* A nivel de “clase médica”:*

Debería ser crítica con sus fuentes de información, aprender a leer entre
lineas, buscar información en canales “limpios”, investigar por su cuenta
que hay de verdad en todo aquello barato o que cura que está desacreditado.
O si aquello tan maravilloso y caro es realmente tan maravilloso.

La clave es ¿a quien favorece que eso desacreditado desaparezca? ¿En base a
que lo desacreditan? ¿Quien y quien está detrás de ese quien?

¿Quien me paga cosas y porque? Una empresa no da dinero porque si, si me
pagan algo es porque quieren que yo haga algo que les favorecerá
posteriormente a ellos. Si no no lo harían. Por tanto los colectivos médicos
deberían asumir totalmente los gastos de su formación continua, como única
manera de no ser contaminados por quien les paga esa formación.

¿A quien favorece ese medicamento que tratan de venderme? ¿Que efectos
secundarios tiene ese medicamento? ¿Hay algo más económico que haga lo
mismo? ¿Hay algo más natural que haga lo mismo? ¿Es imprescindible para la
salud de esa persona ese medicamento?

Dejar de ver por corporativismo los tratamientos y terapias, mal llamados
“alternativos”, como un enemigo. Si de verdad se quiere el bien del
paciente, lo correcto es ver que es lo que realmente le hace bien, sea
“medico” o “alternativo”.

* A nivel de administración:*

Fomentar la investigación pura, en las universidades o donde sea, pero
TOTALMENTE al margen de laboratorios. Si un laboratorio colabora con dinero
o medios, ya está manipulando el tema y cortará lineas que no le sean
interesantes como negocio. Conozco casos en que ha sido así.

Estudiar muy mucho los conflictos de intereses en las personas que toman
decisiones dentro de la administración. De donde vienen, donde han
trabajado. Además impedir su incorporación posterior a laboratorios u otras
empresas con conflictos de interés en el tema.

Fomentar tratamientos sencillos y económicos cuando los haya.

*A nivel personal:*

Preguntar al médico que nos pasa y para que sirve lo que tomamos, efectos
secundarios, etc. no solo salir con un manual de instrucciones de como tomar
la “poción mágica”.

Preguntarle si no hay otro tratamiento más natural. Muchos médicos conocen
otros tratamientos “de toda la vida” o “alternativos”, pero no se atreven a
recomendarlos por que eso es salirse del “protocolo” y en caso de juicio
tienen las de perder. Si se lo pedimos, es posible que nos lo digan.

Mucha gente compra el medicamento y luego no se lo toma, como paga la
Seguridad Social… Si no lo vas a tomar, no lo compres, lo pagamos todos.

El médico es una ayuda, pero la responsabilidad de nuestra salud es nuestra.
Solo si nos hacemos responsables de nuestra salud, y dejamos de delegar en
el “dios médico” como antiguamente se delegaba en el “dios de arriba”,
tenemos posibilidades de curarnos de verdad.

Buscar información alternativa. Tampoco creerse todo lo que hay en internet,
también hay mucho caradura o gente de buena fe pero que alucina.Para
concluir añadir que la humanidad tiene una deuda inmensa con los médicos por
todo lo que han echo y hacen. Y que la gran mayoría de ellos son honrados y
creen de buena fe que trabajan por el bien de sus pacientes. Por lo tanto
por favor que nadie piense que quiero cargarme a los médicos. Solo pretendo
que de verdad hagan honor al juramento Hipocrático.

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin