Ex gays, General — 12 junio, 2012 at 6:15 pm

El gurú Ghan (antes Matías de Estéfano) sale del armario: el farsante al descubierto

by
Se presentó como un bibliotecario de los archivos akashicos y no un gurú y ya se ha cambiado el nombre
Se presentó como un "bibliotecario de los archivos akashicos" y no un gurú y ya se ha cambiado el nombre

Mi amiga Lola no tuvo dudas la primera vez que le vio en directo: «Matías es mariquita». La verdad es que me quedé con la duda porque en esa primera ocasión que le vi en directo, me impresionó las cosas que decía y uno no quiere pensar mal. Pero nadie como una mujer es capaz de discernir si la mirada de un hombre tiene la suficiente energía yang.

Este verano me enteré que Matías no conoció jamás a su padre, lo que, evidentemente, ha podido influir en su desconfianza hacia la familia como elemento educativo y, por supuesto, en la creación artificial de su identidad homosexual.

En el siguiente artículo, Matías, que ahora se ha cambiado el nombre para convertirse definitivamente en Gurú, sale definitivamente del armario negando, obviamente, el Amor entre Hombre y Mujer (no lo ha conocido en casa) y explicando las raíces de la homosexualidad. Lo mejor de todo es que vende sus prácticas religiosas como un homenaje a la energía femenina ¡cuando él ha desarrollado una fobia por la Mujer!

Obviamente, el argumentario de Matías para defender la homosexualización de la población «todo vale, nada importa» sirve igualmente para defender el sexo entre hermanos, con los propios padres, con niños e, incluso, con animales.

El otro gran argumento de Matías para defender el carácter evolutivo de la homosexualidad es el más recurrente dentro de la comunidad New Age: que el Hombre y Mujer diferenciados son inferiores al ser andrógino, que ya ha integrado la masculinidad y la femineidad.

Ahora bien, entonces, si ya ha integrado la masculinidad y la femineidad en su espíritu, es decir, si ya trascendido el sexo en su interior, ¿por qué va a estar interesado el verdadero andrógino en practicar el sexo? ¡será asexuado! ¿acaso no es el sexo la manera de integrar al sexo complementario (lo que no somos) dentro de nuestro interior?

Matías considera al Hombre y la Mujer diferenciados como parte de la «dualidad», entendida ésta como algo negativo, un aspecto muy confundido dentro del ámbito de la Nueva Era. La Verdadera Dualidad es ejercer un comportamiento o defender una postura para oponerse o llevar la contraria a la que consideramos Mentira o perniciosa, o que nos cae mal. Es decir, abrazar la homosexualidad por llevar la contraria a nuestros padres (ausentes, en el caso de Matías) o a la Iglesia, mayormente.

La Verdad no es dual ni necesita de la mentira ni se justifica ni se encuentra negando a otro porque existe antes y después de la mentira. La verdadera dualidad consiste en proponer una idea basada en una dialéctica idealista que no se sostiene desde la base, de nuestra Naturaleza: estamos aquí porque ha habido hombres que se han juntado con mujeres y viceversa.

Más abajo, el artículo de Matías, en base, por supuesto, a sus supuestos recuerdos de la Atlántida. Pongo en negrita los pasajes a destacar, otros en cursiva y en corchetes, mis comentarios.

———————–

Matías de Estéfano sobre la homosexualidad

Un poco de Historia En estos últimos siglos, se ha visto esto como una enfermedad, enfermedad que a muchos no convenía por el simple hecho de que “Dios lo mandaba así”. El matrimonio, según sé, surgió en los pueblos como una manera de unificar fuerzas, territorios, y la manera de hacerlo, era teniendo hijos que uniesen esas tierras en una misma sangre. Era necesario, pues, poseer una mujer y un hombre en el acto [??], ya que de lo contrario, no habría unificación. En las urbes griegas, turcas y egipcias, y también romanas, como en varios pueblos de Asia también, aquellos que habían dejado las tierras y cosechas por los libros, ciencias y filosofías, desde hace miles de años atrás hasta el 1000 antes de Cristo, se dieron cuenta de que el Amor iba más allá del matrimonio, e incluso veían el matrimonio con una mujer, una falta de inteligencia por parte de estos sabios, incluso falta de respeto a la mujer misma por usarla como vientre andante [¿Amar a una mujer es una falta de respeto hacia ella?], y creyeron que la manera de ir en contra de las viejas culturas de las familias [la verdadera dualidad, hacer las cosas por llevar la contraria], era respetando el sentimiento interno del humano, las emociones naturales, no culturales ni conscientes  [La inconsciencia es el Ser], sino respetando el ser, es decir, permitiendo la libertad sexual y de matrimonio a través de la bisexualidad [Jamás en la historia ha existido el «matrimonio homosexual»]. La bisexualidad, desde hace miles de años, se consideraba el equilibrio del ser humano, ya que no correspondía a la cultura, sino al ser [Si no es cultural sino genético, debería haber un gen, ¿dónde está?]. “El ser no ve sexos, el ser ve a otro ser” [Si no ve el sexo, entonces, ¿por qué se interesa por el sexo?]. Esto mismo llevó a que los filósofos, reyes y eruditos, se liberaran de las creencias populares del campo, y pasasen a dejar la bisexualidad libre [Entonces, si son los sabios quienes lo promueven, será algo de la cultura. Si fuera algo «natural» debería ser la gente de campo la que lo practicara, ¿no?]. El sexo, era una forma de realización. En Grecia, los bacanales (fiestas sexuales donde la bebida y las “plantas sagradas” eran para todos los participantes) se habían vuelto el foro de debate de militares, gobernadores, filósofos y profesionales. [¡Nos mete en las saunas homosexuales, donde se utiliza el sexo como modo de promocionarse, por Poder, y se queda tan ancho]. En Egipto, el matrimonio, adopción y divorcio bisexual, homosexual y heterosexual, eran lo mismo ante la comunidad. [Matrimonio, adopción y divorcio bisexual eran lo mismo ante la comunidad. ¡Para enmarcarlo, Matías! ¡Lo puedes demostrar?] A partir de la cual la poligamia, (que incluía la poliginia y la poliandria, es decir: matrimonios con varias mujeres o con varios hombres) se hizo normal, así como las orgías, que eran más vistas como reuniones íntimas. [Las orgías, ¡reuniones íntimas! ¡Pero si, por definición, estaban llenas de gente!] En Oriente Medio, el cuidado del cuerpo, igualando el cuerpo del hombre como el de la mujer, llegó a toda la cuenca mediterránea. Desde la época de Atlántida, incluso antes, hasta el año 1000 a.C., la Bisexualidad y Homosexualidad, (quitando períodos de confusión en algunos períodos) eran totalmente normales y naturales. Todo esto se terminó en el momento en que los plebeyos, agricultores, obreros, algunos filósofos, reyes, sacerdotes y gobernadores, vieron que la urbe estaba “saliéndose del equilibrio”. La mayoría de los bacanales, se habían convertido en una especie de depravación. [En qué quedamos, Matías, eran reuiones íntimas o depravaciones]. Se inició una corriente de pensamiento en la que incluía nuevos aires políticos, económicos, sociales y educacionales, que llevaron a una discriminación a todo aquello que iba en contra a las tradiciones antiguas de los pueblos. Los políticos, viendo esta reacción, dejaron la bisexualidad para conformar a sus ciudadanos, así como los militares y sacerdotes también lo hicieron. Las corrientes tradicionalistas de oriente medio, como el cristianismo entre tantas de ellas, llevaron a una transformación social que eliminaron la poligamia y la libertad de sexos, entre tantas otras cosas: como nuevas ciencias y filosofías. Todo tenía su lógica: Empezaba la Era de Piscis, y todos tenían que practicar la máxima Dualidad. Por esto mismo, desde el año 1000 a.C. hasta el año 1900 de nuestra era, la bisexualidad y homosexualidad, se movió en la oscuridad, en los rincones ocultos de la historia, pero muy recurrida por agentes y personajes incluso muy importantes de la Historia. (Da Vinci, García Lorca, Chaikovski, Oscar Wilde, Sócrates, Shakespeare…) Un poco de Reflexiones .Acercándonos a la puerta energética de la Era de Acuario, era de flexibilidad y libertad, de nuevas ideas y transformaciones, el tema de la sexualidad comenzó a brotar por las paredes tras 2000 años de tabú y oscuridad. A partir de los años 1960’s nuevamente el hombre buscó al hombre y la mujer a la mujer, mezclándose nuevamente, recordando los bacanales, pero esta vez, ya sin un propósito más que la Libertad y la ruptura de los viejos esquemas. [La Era de Acuario manda al Hombre por un lado, y la Mujer, por otro. ¡Estupendo!! ¡Viva la era del Amor]. Esto trajo un problema: todos aquellos que durante 2000 años genéticos, culturales y mentales estuvieron reprimidos, saltaron como explosiones por los aires. Aquellos que critican el Libertinaje… no saben que éste no es producto de quienes lo protagonizan, sino que es un producto de quien lo prohíbe. La bisexualidad es una forma de expresión, así como la Homosexualidad, en la cual se libera la máxima expresión de los chakras, de la energía. [Así que la homosexualidad es cuando se libera la máxima expresión de los chakras; ya sabéis todos lo que le seguís donde debéis acabar]. El sexo es importante en todo esto, pero es uno de tantos temas. Recordemos, como siempre digo, que el Amor no es una condición, el Amor es una vibración: no importa lo que vibres, mientras lo hagas [Puedes tener malas vibraciones y vibrar con la mentira], no importa lo que ames, mientras ames [Puedes amar el mal, ¿Matías?]. Espiritualmente, la bisexualidad y la homosexualidad son unas de las maneras de conseguir el Equilibrio. Muchas almas hoy en día eligen esta forma de expresar amor, debido a que permite la experimentación de muchas formas de sentir en una sola vida. Evolutivamente, los humanos tendemos al androginismo, es decir, a parecernos y a incorporar en nosotros, hasta genéticamente [¿Cómooo?], los dos sexos en uno. La homosexualidad y bisexualidad, es una forma de llegar a ello [Recordad lo que os dije más arriba]. Socialmente, es una manera de llegar al consenso y equilibrio, ya que una misma persona tiene la capacidad de actuar tanto analítica y calculadoramente (masculino) manteniendo y expresando también la sensibilidad, compasión y capacidad de mantener varias ideas en un proyecto (femenino) Culturalmente, abre nuestras fronteras a descubrimientos tanto artísticos como de nuestra propia naturaleza humana. Una humanidad más flexible [La Mentira es lo más flexible que hay]. En el futuro, la Homosexualidad y Bisexualidad será igual que hace miles de años… ya no será tema tabú, ni será tema de lucha social, ni de debate espiritual… simplemente, será parte de la Humanidad como siempre lo ha sido. Sepamos, esto no es nuevo… esto siempre fue, y siempre será.

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin