Política actual — 29 julio, 2017 at 11:26 am

El Mossad israelí es consciente de que hay un ejército multinacional preparado para liberar Jerusalén

by

A poco que leáis con atención este artículo de la web ligada a Hezbolá, Almanar, basado a su vez en lo que su mortal enemigo, el Mossad, dice desde su web Debkafile, os daréis cuenta de que la situación que os he planteado (una próxima invasión de Israel) es real. Tan real como que los israelitas son conscientes de que los 800 soldados que Rusia ha enviado a las proximidades de los Altos del Golán no están ahí «de turismo».
Pero es que en esa misma noticia se aporta una información valiosísima: los 800 soldados rusos apostados en la frontera con Israel ¡son musulmanes chechenos, ingusetios y daguistaníes! ¿Por qué?
Parece claro que Putin va a «dejar» que hagan el épico trabajo de recuperar Jerusalén a los propios musulmanes, que ya se deben estar uniendo a los chiítas iraníes, iraquíes y libaneses. Y estos sí se atreven. Hace apenas unos días leí unas declaraciones del presidente checheno (un ex militar ligado a Putin) que él mismo se ofrecía a defender Jerusalén. ¡Un presidente de gobierno! Otros países musulmanes de la órbita del BRICS como Kazajstán o Uzbekistán también se han ofrecido a enviar soldados para contribuir a la liberación de Palestina. Incluso Jordania se levanta contra Israel, cuyos servicios de seguridad de la embajada mataron a dos jordanos el otro día.
Las profecías del Antiguo Testamento se hacen realidad.
Imaginaos la convicción de estos hombres y comparadla con la desmoralización del ejército israelí: niños pijos que desertan o se suicidan ante la posibilidad de enfrentarse en el campo de batalla con estos aguerridos musulmanes (de bien).
Esta otra información de Almanar, titulada «Los conflictos de Siria y Al Quds (Jerusalén), conectados» en la que vienen a decir que las barbaridades que está cometiendo ahora mismo Israel en Jerusalén es su venganza ante la derrota de sus secuaces de Al Qaeda-Al Nusra (con lo que, de rebote, se certifica que el 11-S fue obra de Israel).
En definitiva: que nos aprestamos a vivir unos momentos épicos y proféticos, pues en cuanto Siria controle su frontera con Irak, tomando la localidad de Deir Ezzour, la próxima batalla será… Jerusalén.
Entonces, el reseteo del sistema monetario estará prácticamente hecho, pues como es de todos sabido, es la Sinagoga de Satanás a quien pagamos todos los impuestos, las deudas y las hipotecas.

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin