Política actual — 30 diciembre, 2017 at 7:48 am

Balance del 2017 y previsión para el 2018

by

De dónde venimos, dónde estamos, a dónde vamos: la mejor manera de elucidar qué puede suceder en el próximo año es recordar dónde estábamos a finales del 2017. Recordad que hace un año las expectativas sobre Trump giraban en torno a la Reserva Federal y el reseteo del sistema monetario, la purga de corruptos y satánicos, si cambiaría la política en favor de los terroristas de sus precedesores, si pondría orden en la CIA y la NSA, mayormente, y si serían los militares o los judíos en torno a su yerno los que gobernarían.
Durante todo este año hemos soportado una gran angustia en torno a qué grupo primaría en el entorno de Trump y, tras sustituciones y abandonos de uno y otro bando, parece que los militares se han hecho con el control y, tras el decreto de emergencia nacional autorizando al ejército a actuar, todo indica que lo van a hacer. Podemos estar seguros de que, si se ha aprobado ese decreto, es porque los militares van a actuar, y deberán hacerlo pronto, porque en febrero hay elecciones al congreso de los Estados Unidos. El documento de los procesamientos sobre el 11-S en el tribunal de Nevada que os enlacé hace días habla de una fecha límite: 18 de febrero.
Si los comentarios de Alex Jones y Fulford son correctos, las órdenes de detención han sido ya cursadas y los activos de la Fundación Clinton y la Open Society de Soros han sido ya congelados, con lo que las actividades subversivas de la izquierda freudiana en todo el mundo se van a ver frenadas este próximo año. Cuando escribo estas líneas (30 de diciembre) hay rumores de que alguno de los Bush y los Podesta ya están recluidos en la prisión de Guantánamo, Cuba.
En cuanto al terrorismo, al margen de alguna facción de la CIA (que debería ser derrotada este mismo año si se produce el golpe) tan sólo Francia y Gran Bretaña seguirán apoyándolo, con lo que su poder debería disminuir enormemente, aunque todavía mantienen potencia en Afganistán, Libia y el Sahel, lugares a donde se desplazará la lucha, una vez que termine en Siria e Irak. No será hasta que se produzca el completo reseteo del sistema que el terrorismo será derrotado por completo.
Los fondos de prosperidad deberían comenzar a ser desplegados este mismo año, aunque según lo contado por Fulford todavía las familias iluminati se resisten a abandonar los bancos centrales; el bitcoin, como capitán de las criptomonedas terminará para siempre con este abuso.
¿Y qué pasará con nuestros países de habla hispana? ¿Empezaremos a notar los benéficos cambios el año que viene?
Las derivaciones de todas esas detenciones son mundiales, y las conexiones en forma de redes pedófilas y satánicas acabarán repercutiendo en cambios de gobierno en muchos países, particularmente, Japón y Reino Unido, que son los que más relación tienen con Estados Unidos. Pero las conexiones de estos escándalos alcanzarán a muchísimos países porque, sin ir más lejos, el español José María Aznar acabará sufriendo las consecuencias de sus malas compañías… Creo que países como Chile, Argentina, Perú, Colombia y Méjico, con una relación muy estrecha con Estados Unidos vivirán cambios en relación a las detenciones.
Dado que España está “encadenada” al maléfico euro, es mucho más probable que los países hispanoamericanos sientan antes los efectos del reseteo que el mío propio, puesto que para que nos podamos beneficiar de ello, antes tendrán que caer los gobiernos de Alemania y Francia, lo cual tampoco es tan difícil porque ambos son actualmente gobiernos débiles, y tanto Marine Le Pen como Alternativa por Alemania pueden constituirse, a corto plazo, en partidos de gobierno. La noticia de ayer de Zerohedge, en cuanto a que la reforma fiscal de Trump puede provocar la fuga masiva de capital norteamericano de Europa, acelerando la defunción de la Unión Europea, es vital para entender y esperar lo que puede suceder: si todo va bien, no hay por qué preocuparse porque vendrán China y Rusia a rescatarnos, no sólo de la crisis, sino de una crisis peor que la económica: la moral. El movimiento gay y la ideología de género serán borrados del mapa en cuanto fenezca la Unión Europea tal y como ahora la entendemos.
Por último, Jerusalén. Una vez que el sistema monetario haya sido desplazado de las manos sionistas, la reconquista de Los Altos del Golán, y con ellos, la liberación de Palestina, podrá ocurrir en cualquier momento.