Media — 21 febrero, 2018 at 4:50 pm

… Y por fin, cuatro años después, emitieron el documental de La 2 sobre conspiraciones, en el que aparezco

by

Bueno, pues aquí está: cuatro años después de que un equipo de TVE compuesto por 12 personas llegara a mi casa para grabarme una larguísima entrevista sobre conspiraciones (aquello parecía el camarote de los Hermanos Marx), y cuando ya pensaba que no lo emitirían, sin avisar y a las 2 de la madrugada, lo emitieron. Si os dais prisa, lo podéis ver porque lo quitan el día 2 de marzo.
Lo primero que tengo que decir es que he sufrido una gran decepción por la inexcusable desproporción de las intervenciones entre los partidarios y detractores de la ciencia de la conspiración: 90% para los primeros, 10% para un servidor y Bruno Cardeñosa. El documental más parece un reportaje a Pepe Cervera, vocero de la oficialidad, que otra cosa.
Dicho esto, tengo que reconocer que la discusión epistemológica sobre la validez o no de la conspiración como explicación de la historia es interesante pero completamente parcial porque no me sacan ni una sola vez para contraponer sus ideas con su oponente (regla número 1 del periodismo: contrastar). De manera que (no sé lo que pensaréis vosotros) intentan sostener la idea de la existencia de que el poder mismo es una conspiración pase por una paranoia.
Si me hubieran dejado, les hubiera contestado:
-¿Acaso hay una mayor paranoia que la consideración de que la historia se resume en la opresión del hombre contra la mujer y que hoy día PERSISTE ESA CONSPIRACIÓN ANTIFEMENINA? ¿Es o no es esta teoría oficialista una conspiranoia?
La cuestión epistemológica de fondo, que sí aparece en el vídeo (aunque de refilón), es la existencia de la verdad y si la historia es una sucesión de casualidades, como propone la Ciencia oficial, o si hay una razón detrás de cada suceso: si os fijáis, en sí mismo este postulado de la oficialidad es contradictorio porque si la ciencia cree en la casualidad y renuncia a la explicación de los males del ser humano… ¡pues no cumple con la función con la que nació!
Entre las curiosidades que tiene el vídeo (que tiene como hilo narrador una historia de ficción de una detective, trasunto de la periodista) está la aparición en el papel de “experto” de mi amigo Iñaki Berazaluce, factótum del blog Strambotic que, como muchos sabéis, fue mi compañero en la revista digital Sonotone, ¡y que me echó el 11 de septiembre del 2001 por publicar un editorial en el que ponía en duda la autoría de Al Qaeda!
Bueno, pues en este vídeo aparece como “experto en conspiraciones” y diciendo que hay conspiraciones que sí tienen sentido ¡como la de los autoatentados!
-Iñaki, tronko: si hay un tío sobre la Tierra con la cara más dura que un frontón vasco, ésa es la tuya. Una década y pico enviándome correos insultándome y riéndote de mí y de la conspiración del 11-S en tus publicaciones ¡y ahora la abrazas con la mayor tranquilidad… por la tele! (“Estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros”).
En fin: el mero hecho de que el susodicho Berazaluce, ligado al diario Público y amigo cercano del portavoz de la oficialidad Pepe Cervera, aparezca más en pantalla que el “objetivo” del citado documental; es decir, el “loco Rafapal”, ya da idea de que la objetividad no ha sido, precisamente, la mejor cualidad del vídeo.
Eso sí, lo que tengo que reconocer es que Pepa, la autora, no ha caído en burdas trampas en el montaje de imágenes y que, hasta cierto punto, ha demostrado respeto y ha abordado el tema desde el debate intelectual.
El problema, como digo, es la evidente desproporción entre la cantidad y longitud de las intervenciones de los unos y los otros. ¡A ver cuándo alguien genera un debate público en igualdad de condiciones entre los “primeros espadas” de ambas corrientes!
Ahora, vedlo vosotros mismos y opinad. A mí me resulta curioso lo que ha cambiado la opinión pública en estos cuatro años que han pasado desde que me grabaron esta entrevista porque la palabra “conspiración” ya ha sido aceptada en todos los medios como parte de la realidad, con lo cual, el tiempo ya me ha dado la razón.
PD: Los amigos de Greg Grisham, El Ojo que todo lo ve, lo veréis en mi casa durante el vídeo, porque se dio la casualidad de que apareció justo cuando estaba la tele.