Media — 9 marzo, 2018 at 9:07 pm

La hija de una afamada escritora de ciencia ficción denuncia que sus padres eran pedófilos violadores

by

La noticia que estás a punto de leer (y que traduzco en su mayoría) está corriendo como la espuma en las redes alemanas y puede explicar algunas medidas tomadas coercitivas de la libertad de expresión recientemente tomadas en España.
La hija de la escritora de ciencia ficción Marion Zimmer Bradley, autora de “Las nieblas de Avalón”, ha escrito un libro titulado “El último armario: el lado oscuro de Avalon” en el que describe el degenerado estilo de sus padres, ambos homosexuales y militantes a favor de la pederastia. “Convivía con mis dos padres en casa pero ambos rehusaban comportarse como una familia tradicional. Necesitaba que mi padre me protegiera y me viera como una niña pero en cambio me veía como una cosa amorfa y lo que quería era que compitiera con los varones. Necesitaba una madre amorosa y lo único que tenía era una dictadora malhumorada. Peor todavía: se suponía que no debía esperar cariño de ellos o protección, o comportarse como padres normales. Se suponía que yo debía estar contenta, hicieran lo que hicieran con nosotros”.
El libro escrito por Moira Greyland (que se cambió su apellido para no recordar a sus padres) está en la lista de los más vendidos actualmente en Amazon y está a punto de salir en papel, y desvela la realidad de ser criada en un ambiente gay. “El principal problema de mi familia es que se sostenía sobre una creencia popular hoy día: que todo sexo está bien, no importa lo que se haga”.
Moira afirma que sus padres esperaban que ella se convirtiera en lesbiana y que se enfadaron cuando vieron que le atraía el sexo opuesto, llegando a insultarla por ello. Por ello tuvo que ocultar que se había convertido al cristianismo.
Recuerda que la pedofilia de sus padres era bien conocida en el mundo de la ciencia ficción y el cómic, donde eran héroes, y que su padre fue denunciado por violar a varios niños durante una convención de este tema en 1963, pero nunca fue denunciado a la policía. De hecho, fue uno de los fundadores de la Asociación en favor de la pederastia y escribió varios artículos en 1965-66 ensalzando el “amor griego”.
Su madre no sólo fue tolerante con la desviación sexual de su marido sino que ahora Moira ha reconocido que también abusó de ella y de su hermano entre los 3 y los 12 años. “He dormido constantemente en el sofá en mi propia casa por las continuas orgías sexuales y con drogas que se celebraban allí”, ha afirmado.
En 1980 denunció a su padre cuando le sorprendió violando a un niño, pero él no sólo no pidió perdón sino que acusó a la sociedad de ser “retrógada”.
El libro es un claro ejemplo de lo que supone crecer en un ambiente gay. “Todas las personas que han crecido con padres gays me cuentan lo mismo: necesitaban un padre normal y padecieron abusos sexuales”.