Media, Opinión y Noticias Externas — 22 marzo, 2018 at 4:38 pm

La paranoia de ser machista: Alberto Olmos en El Confidencial

by

Tómese el artículo del notable Alberto Olmos como un termómetro de lo desquiciados que están los izquierdistas con el pecado mortal de “ser machista”. Tan emparanoiados están que en las últimas fechas, al parecer, destacados popes de la izquierda del “buenrrollito” como Nacho Escolar/Barbijaputa, Antonio Maestre y Alberto Garzón se han arrodillado ante el confesionario progresista y han confesado:
-Sí, soy machista.
Olmos se pregunta (sin llegar a entenderlo) cómo es posible que estos popes de la corrección política que se esfuerzan día a día para ser feministas han acabado confesando el peor de los pecados ateos mientras que los machos alfa del bando contrario ni siquiera reconocen serlo.
La respuesta, querido Alberto, es que el MACHISMO ES UN FANTASMA, un concepto imaginario, tan extenso, tan arbitrario, tan contradictorio que no significa nada… nada más y nada menos, que El Mal para los que no creen en el Bien y el Mal.
Lo cual -estarás de acuerdo- es un oxímoron de proporciones mayúsculas, pues si no crees en el Mal (con mayúscula) es absurdo que creas en el mal (con minúscula).
¿Cómo es posible, entonces, que los izquierdistas, que son ateos, vivan autoflagelándose con el pecado del machismo?
Muy sencillo: como no creen en la culpa (porque son ateos) y la reprimen, al ser la culpa un sentimiento natural en el ser humano, se transfiere a otro campo de su conciencia; en este caso, al campo de su religión, que es el marxismo de la guerra de sexos. Y acaban sintiéndose culpables, nada más y nada menos, que de su propia naturaleza, aquello que les constituye: su masculinidad.
Totalmente psicoanalíticos, como verás. De esa manera se puede explicar ese tremendo desdoblamiento de la personalidad que sufre Nacho Escolar, generándose un alter ego mujer y odiadora de los hombres, como “Barbiejaputa”. Escolar es como el Norman Bates de Psicosis pero en versión moderna y cool.
Termino con una recomendación, Alberto, que sé que tienes cultura y vocabulario: a partir de ahora cada vez que vayas a utilizar la palabra “machista”, piensa en un sinónimo con el que podrías sustituirla sin el componente antimasculino que conlleva. Te dejo unas pocas: “prepotente”, “chulo”, “soez”, “grosero”, “desconsiderado”, “misógino”, “malvado”…