Media — 11 mayo, 2018 at 8:12 am

Epidemia de tinitus: pitidos por todas partes (vídeo denuncia de Rafapal)

by

Seguidamente, un directo que hice por YouTube hace días en torno a la epidemia silenciosa (en varios sentidos) que estamos padeciendo: muchas personas han desarrollado pitidos en sus oídos. Recomiendo que leáis los comentarios de algunas personas que lo han superado o mitigado porque pueden servir de ayuda, dado que la oficialidad no hace nada. Mi tesis es que hoy día repentinamente se han puesto a cuidar de la contaminación porque al mismo tiempo nos están contaminando con los omnipresentes pitidos de las máquinas. Otro elemento importante son las ondas electromagnéticas, según varios comentarios.
Algunos consejos que se me han ocurrido posteriormente.
-Compraos un pájaro: los sonidos de la naturaleza compensan los de las máquinas y los calman.
-Poneos en contacto con Eva Julián, que ha investigado los sonidos de la naturaleza: info@soundandlife.com
-Preguntad a Marysol González Sterling, que también ha investigado los sonidos curativos, desde el punto de vista geométrico y electromagnético.
-Debéis crear una asociación de afectados y montar un blog denunciando esta epidemia. Mejor, si es internacional. Hay una periodista de Tele5 llamada Carme Chaparro que también lo padece: pedidle que sea la presidenta y rápido empezaréis a aparecer en los medios. En menos de un año el asunto podría convertirse en tendencia.
-Apagad el módem al acostaros.
PD: Un par de comentarios recogidos en el vídeo de YouTube que me parecen acertados.
“Los acúfenos (tinnitus en español) pueden deberse a muchas causas. Una de las más comunes es la exposiciones a ruidos fuertes durante mucho tiempo. El ruido fuerte rompe las pequeñas estructuras del oído que sirven para captar el sonido y el cerebro interpreta que siguen vibrando.
Otra causa muy común es el uso de auriculares. Los más perjudiciales son los de botón (los que se meten dentro del oído) porque la presión no puede escapar del conducto auditivo. Los menos perjudiciales son los que se apoyan en la oreja (los primeros modelos que surgieron con los walkman). Aún así no es recomendable utilizar auriculares”.
“Yo tengo problemas de tinitus cada cierto tiempo y no tengo problemas en el oído interno, si bien tengo un cierto nivel de trastorno de ansiedad que hace que se me contracturen los músculos del cuello y me dé taquicardias con relativa frecuencia, por el estrés. En mi caso, esa podría ser una explicación alternativa para el tinitus: el aumento del bombeo de sangre desde el corazón, sumado a la contractura muscular exactamente debajo de los oídos (cuello). Tengamos en cuenta que la ansiedad y el estrés son una auténtica epidemia por las ciudades-ratonera en las que nos toca “vivir”. Ahora, la influencia de los sonidos electrónicos también es de notar: A mí me gusta acudir a Chilca, lugar clásico de contacto ovni al sur de mi ciudad, pero desde hace unos años se ha instalado una termoeléctrica que produce un ruido leve pero constante a todas horas, haciendo que uno ya no pueda disponer de verdadero silencio ni de plenitud de sonidos naturales. En fin. Saludos, Rafael”.