Arte, Media — 3 julio, 2018 at 2:17 pm

Documental de Netflix sobre Danny Feinberg prueba que el rock and roll estuvo dirigido por judíos y… (gays)

by

Imagina que un documental te hablara del hombre que descubrió a Lou Reed y la Velvet Underground, a Jim Morrison y los Doors, a los Ramones, a Los Stooges de Iggy Pop, a Leonard Cohen, a Mc5, a los Modern Lovers, a The New York Dolls… y un largo etcétera.
Bueno, pues ese documental existe y se llama “Danny Says”, en honor a Danny Feinberg, un personaje criado en la estela de Andy Warhol, quien fue su descubridor y gran manipulador de la escena del rock durante décadas.
He dicho que Feinberg aprendió su oficio de mánager y creador de modas junto a la Factoría de Andy Warhol, pero es preciso recordar que en los primeros minutos de esta imprescindible hora y media de históricas anécdotas sobre el rock, se aclara que Feinberg estudió en Harvard, proveniente de una rica familia judía, que le proveía de los fondos y los contactos que luego precisó. Bueno, a decir verdad esto no se dice pero, para el que es conocedor de la etimología de los apellidos judíos, queda claro que todos y cada uno de los ejecutivos de las compañías discográficas, así como la mayor parte de los editores de las revistas musicales eran judíos y funcionaban en un compadreo para promocionar el artista o estilo que en cada momento decidieron, manipulando de esta forma a toda la población.
Gracias a este importantísimo documental, nos enteramos, por ejemplo, de que aquellas declaraciones de Lennon sobre que “eran más importantes que Jesucristo” fueron manipuladas por este periodista judío, con fines anticristianos (lo dice con unas crudas palabras); que drogó y muy posiblemente violó a Jim Morrison, al igual que a una gran cantidad de músicos con pretensiones de ser estrellas (lo dice abiertamente); que promocionó constantemente a Iggy Pop y el punk, aún a sabiendas de que no sabían tocar música (con unos fines que con un poco de inteligencia se pueden extrapolar, pues lanzó todos estos conceptos en una revista para niños… de 11 años).
Todo ello, obviamente, con el ambiente gay de trasfondo, como gran manipulador de toda esta escena.
Lo dicho: aquel que quiera saber quién movió los hilos del rock and roll ha de ver este vídeo.