Política actual — 1 agosto, 2018 at 6:26 pm

LOS SEGUIDORES DE Q EN UN ACTO DE TRUMP PROPICIAN QUE TODA LA PRENSA HABLE DE ESTA CONSPIRACIÓN

by

Está en todos los grandes medios norteamericanos: el Washington Post, la revista Rolling Stone, la cadena de televisión MSNBC, los periódicos ingleses The Guardian y Daily Mail, The New York Times, USA Today y en la CNN. Si os tomáis unos minutos para leer cada uno de esos artículos fechados ayer y hoy veréis que un meeting de Trump en la localidad de Tampa, en Florida, en la que el público, vestido con camisetas de “Q”, exhibía pancartas con lemas del anónimo informador (que un servidor relaciona con el propio Donald Trump) ha desencadenado lo que ya no tiene vuelta atrás: Q ha llegado a todos los medios masivos.
El que hace pocos minutos el propio Q publicara una lista de los medios que se han eco, por fin, de este gigantesco movimiento social nacido de Internet prueba, por un lado, que la inteligencia militar que lo auspicia ha conseguido su objetivo y, por otro, que los medios ya no han podido silenciarlo. Podéis poner el cronómetro para contar los días que faltan para que la prensa hispanoparlante levante la censura porque al publicarlo los grandes medios es como la señal para que lo puedan hacer.
Lo mejor de todo es que, al publicar sus respectivos artículos calificando (como era de esperar) a Q de “conspiranoia” han lanzado unas cuantas de esas mismas informaciones: la existencia de una conspiración pedófila de la élite, nombrando expresamente a Hillary Clinton, Steven Spielberg y Tom Hanks, y la batalla de Trump contra el Deep State.

A poco que hagáis vuestras cuentas y suméis las audiencias de estos medios con las ya conseguidas por Q, os daréis cuenta de que este fundamental tema es ya “vóx pópuli” en los Estados Unidos.
Y en breve, en el mundo hispano también. En esta página lo conocéis desde el mes de noviembre

PD: Es tal el aluvión de medios de comunicación oficiales que, de repente, se han puesto a hablar de “La Conspiración Q” (y del mismo modo) que hay que pensar seriamente en que ha habido “una orden de arriba” para hacerlo. Estamos ante un momento cumbre.