Política actual — 20 agosto, 2018 at 7:59 am

Q hace pedagogía para justificar los siguientes “golpes” que prepara contra el Deep State; confirma que el Ministro de Justicia Sessions es de los buenos

by

Ayer, mientras Alex Jones anunciaba que Donald Trump iba a utilizar la Ley Antimonopolio para poner fin a la censura en Internet a cargo de Google, Facebook y Twitter, su álter ego, Q, hacía pedagogía con el público norteamericano explicándoles conceptos como “Fascismo”, “Censura”, “Proyección”, “Narcisismo”, “Dogma”, “Agresión”, “Supresión”, “Realidad” y “Subversión”, con objeto de explicar la purga iniciada entre la clase política y servicios secretos (columna de la izquierda), que lleva a los 45.000 procesamientos sellados, y que nos llevarán a la esperada limpieza.

Minutos después de esta clase conceptual, publicaba un documento que autoriza espiar a un funcionario (FISA); en concreto, un colaborador de Trump, llamado Carter Page, donde se ve la firma de Pompeo, Mattis, McCabe, Tillerson y McMaster, entre otros (página 390). Acto seguido, Q presenta los tres actos en los que se va a representar la obra “Drenar el Pantano”. A la primera parte le llama “El comienzo”; la segunda vendrá este otoño y la tercera dice “TBA”, que, según me cuentan, significa “To Be Announced”. O sea, que “se anunciará”.

En la siguiente publicación, se hace eco de un tweet del ministro de Justicia, Sessions, que ha sido muy criticado por su lentitud en procesar a los conspiradores, en el que insta a confiar en él: “Escuchad [el vídeo publicado por Sessions]. Sessions insinúa que confíen en el plan y, con toda intención, un hashtag utilizado para categorizar su mensaje es un lema de Q: “drenar el pantano”, unido a otro de sus frases favoritas: “Sabéis más de lo que creéis”. Q señala que el mensaje dura la significativa cifra de 3’33” minutos, pero cuando sumo los 1’52” y 1’38” de los dos segmentos sólo me da 3’30”, que se acerca, pero no es.
De cualquier modo, reconocer que Sessions es de los buenos, y que está tardando porque quiere tenerlo todo bien atado de acuerdo a la Ley (para que no lo puedan impugnar) es una excelente noticia, y confirma que los 45.000 procesamientos sellados son reales.