Historia oculta — 30 junio, 2019 at 10:46 am

Extraordinario artículo de Thierry Meyssan explica la creación de los Hermanos Musulmanes, su conexión con los sufis Nasbandiqs y cómo Egipto conspiró con Israel en la guerra del Yom Kippur

by

Parte de un libro del documentadísimo periodista francés, en este capítulo Thierry Meyssan explica con todo detalle la creación de los Hermanos Musulmanes, ligada a la CIA y la masonería y confirmando mi percepción de 2010, cuando estuve en Chipre visitando al líder sufí, Maulana, de que la tariqa Nasbandiq tiene conexiones con los citados Hermanos Musulmanes.
Pero el verdadero bombazo viene en los párrafos en los que explica cómo el asesino de Nasser, y su sucesor al frente de Egipto, Anwar el Sadad, incitó a Siria, siguiendo órdenes de Kissinger a atacar a Israel en lo que se conoció como la Guerra del Yom Kippur de 1973, que daría inicio al reinado del petrodólar, para después traicionar a su hermano árabe. Con lo cual se demuestra lo que ya comenté hace tiempo: que fue la propia Israel (en este caso, a través de su agente en Estados Unidos, Henry Kisinger) quien orquestó la guerra de 1973, como un golpe de estado al sistema monetario y derogar el patrón-oro por el dólar de la Reserva Federal ligado al precio del petróleo, en sus manos por completo. Copio los párrafos más importantes.
«Siguiendo instrucciones del secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, Sadat convence ‎a Siria de que se una a Egipto para atacar Israel y restaurar los derechos de los palestinos. El 6 de ‎octubre de 1973, los ejércitos de Egipto y Siria inician un movimiento de tenaza sobre Israel, en ‎plena conmemoración judía de Yom Kipur. El ejército egipcio cruza el Canal de Suez mientras que ‎el de Siria ataca desde la meseta del Golán. Pero Sadat despliega su cobertura antiaérea sólo ‎parcialmente y detiene el avance de su ejército 15 kilómetros al este del Canal, mientras que los ‎israelíes arremeten contra los sirios. Viendo que han caído en una trampa, los sirios denuncian la ‎existencia de un complot. Sólo cuando los reservistas israelíes ya están en pie de guerra y cuando ‎el ejército sirio está rodeado, Sadat ordena a su ejército simular que reinicia su avance… y después ‎lo detiene para negociar un alto al fuego. Ante la traición egipcia, los soviéticos –que ya habían ‎perdido un aliado con la muerte de Nasser– amenazan a Estados Unidos y exigen un cese ‎inmediato de las hostilidades«.
«Cuatro años después, siguiendo adelante con el plan de la CIA, el presidente Sadat viaja a ‎Jerusalén y firma una paz separada con Israel en detrimento de los palestinos. Así queda sellada la ‎alianza entre la Hermandad Musulmana e Israel. Todos los pueblos árabes denuncian esta traición ‎y Egipto es excluido de la Liga Árabe, que traslada su sede a Argel». ‎

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin