Política actual — 15 julio, 2019 at 8:06 am

Las dimensiones de la red pedófila de extorsión de magnates dirigida por Jeffrey Epstein

by

La tan largamente esperada detención de Epstein se produjo y, como un torrente, las conexiones del caso con la élite judía en Estados Unidos (Bronfman, Wexner, Goldsmith) y fuera (los Rothschild franceses e ingleses) nos llevan a las consecuencias que este asunto va a tener en esta batalla entre el bien y el mal.
Para empezar, este asunto va a cerrar la boca a tantas personas que desconfiaban de que el gobierno presidido por Trump se iba a atrever a tocar a la mafia judía. Por supuesto, eso no quita para que en los próximos meses se produzcan contraataques en la forma de chantajes y ataques de bandera falsa (ayer mismo, hubo un sospechoso apagón en Nueva York), pero lo que está claro es que la investigación ha llegado hasta la cúspide de la pirámide del poder, y la muy probable exposición de los sacrificios rituales de vírgenes realizados en la isla de las lolitas nos va a llevar al lugar esperado. [Por cierto, señor Jorge Guerra y demás conspiranoicos jesuíticos: no hay un solo católico dirigiendo esta red, tan sólo extorsionados, como la familia Kennedy].
De momento, en los últimos días se ha producido el decomiso de un barco y un submarino cargados de cocaína, el primero propiedad de un banco (JP Morgan) y el segundo que ha sido asaltado muy probablemente por los marines, lo que da idea de que los militares norteamericanos se han hecho con el control de las fronteras.
Desde el punto de vista estratégico, el comienzo del descabezamiento de la cúpula satánica que dirige el Planeta ha de provocar una oleada de deserciones entre toda una serie de dirigentes de «segundo nivel», que se van a dar cuenta de que sus amos ya no son los que gobiernan. Me estoy refiriendo a políticos de alto nivel, tipo Macron, que se van a pensar muy mucho si seguir llevando a cabo la agenda iluminati, ahora que está claro que los que le han puesto ahí están siendo claramente acorralados.
Así pues, a menudo que avance esta investigación, el llamado «nuevo orden mundial» debería quedarse progresivamente paralizado, y la primera prueba ha venido con la retirada de la carrera electoral de Joe Biden, anunciada ayer por Alex Jones.
Las conexiones de Epstein con altos financieros y empresarios van a suponer un duro golpe al sistema capitalista/judío, pero el que exista una sociedad secreta satánica en la universidad de Harvard va a convertir en historia oficial la peor de las conspiraciones, dando un espaldarazo a la ciencia de la conspirología.

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin