Política actual — 22 mayo, 2020 at 4:04 pm

El gobierno chino subcontrata terroristas islámicos para atacar dos bases norteamericanas; Trump responde prohibiendo la exportación de chips para Huawei y echando a las empresas chinas de la bolsa norteameriana

by

Cada vez está más claro que el actual enemigo de la Humanidad es el gobierno comunista chino, y lo bueno es que el intercambio de información entre Rusia y Estados Unidos ha ayudado a detener a una célula islamista infiltrada en una base norteamericana y que organizó un tiroteo en la base de Corpus Christi, de Texas. El sirio Adam Salim figuraba en la lista de ex combatientes yihadistas en posesión de los servicios de inteligencia rusos, que rápidmente lo han compartido con el FBI para detener a este hombre, que según la información de Sorcha Faal trabajaba para el gobierno chino, en la guerra de baja intensidad que se desarrolla en estos momentos entre los dos países, y cuya rápida respuesta ha sido la prohibición a empresas norteamericanas de vender a la empresa Huawei elementos esenciales para los chips de sus teléfonos y que ha seguido con una ley aprobada por ambos partidos para que las empresas chinas sean expulsadas de la bolsa norteamericana si no realizan las correspondientes auditorías.
El ataque antes mencionado a la base de Texas se suma a otro sabotaje en otra base de Florida, que resultó en la destrucción de dos aviones de combate.

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin