Política actual — 19 julio, 2014 at 9:03 am

Todas las pruebas de que el derribo del avión malayo es una operación sionista

by

Para su mejor comprensión y utilidad en el debate internáutico, divido los argumentos en función de que hayan sido utilizados, o no, por los propios medios de comunicación oficiales.
ARGUMENTOS OFICIALES DESMONTADOS
-El vídeo en el que hablaban los rebeldes pro-rusos y decían haber derribado el avión se subió el día antes a que fuera derribado. Se entiende, por tanto, que se había preparado días antes, como una prueba incriminatoria hacia los pro-rusos. De donde se deduce que los autores son, precisamente, las fuerzas de Kiev.
Los controladores aéreos de Ucrania obligaron al avión malasio a volar bajo y cambiar su ruta (se entiende que para poder ser alcanzado por el misil), por lo que el gobierno ucranio está, evidentemente, relacionado con el derribo.
-El complejo «Buk» para derribar un avión como el siniestrado estaba en posesión del ejército de Ucrania en la zona de Donetsk pero no de las milicias pro-rusas. La prueba de quién ha disparado ese misil.

EL MÓVIL DEL CRIMEN
Malasia es un país aliado de Rusia y que está participando en el nuevo sistema monetario, por lo que no tiene ningún sentido que Rusia le atacara y sí los países sionistas.
La web de Sorcha Faal apunta a que Putin había estado hablando con Obama cinco minutos antes del atentado, advirtiéndole de los «juegos de guerra» que podían conducir a la III guerra mundial. En concreto, mientras Putin viajaba de regreso de Brasil se produjeron numerosas anomalías en el radar europeo, coordinado por EUROCONTROL, pero que bien podrían haber sido causadas por el sistema AWACS de la OTAN que a principios del mes de junio causó un «apagón en los radares» (admitido por la organización del tratado del atlántico norte) y que motivó una queja del gobierno de Eslovaquia. La OTAN achacó estos incidentes con los radares a los aviones CF Hornets, que cuentan con esas capacidades y que habían enviado a Rumanía por aquellas fechas; estuvieron volando por el espacio aéreo ucranio en el mes de junio, en una clara provocación a Rusia. El 3 de julio el gobierno ucranio acusó a Rusia de que tres de sus helicópteros de combate habían violado su espacio aéreo, y por eso cerró el área de las repúblicas separatistas a vuelos militares ¡pero no a los civiles y siempre que volaran por encima de los 8.000 metros!
Acto seguido, el gobierno ucranio envió el sistema BUK de defensa aérea al área de Donetsk, donde se ha producido el derribo del avión malayo.
El informe basado en las fuentes rusas asegura, con bastante fundamento, que fueron los mandos de la sección de radares de la OTAN (RCAF) quienes obligaron al avión malayo a modificar su ruta (había hecho esa ruta 10 veces) y volar más bajo de lo que es normal.
Dos días después de ese mortal atentado, el gobierno ucranio pedía públicamente la intervención terrestre de la OTAN, justo cuando las milicias pro-rusas habían obtenido grandes victorias sobre el ilegítimo gobierno de Kiev.
Conclusión: los países sionistas están utilizando su última carta para evitar el advenimiento del nuevo sistema monetario. Su única carta se llama: III Guerra Mundial.

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin