España, Expediente Royuela — 15 enero, 2020 at 11:00 am

Documentos escritos de un ex fiscal de Barcelona prueban la existencia de una red criminal liderada por miembros de «Jueces y Fiscales por la Democracia» dedicada a la extorsión y el asesinato de denunciantes del «Estado Profundo»: el periodista de la COPE Antonio Herrero habría sido asesinado por esta red

by

… Lo venía anunciando el canal El Arconte, y no exageró. El escándalo de mafia criminal destapado de los archivos del ex fiscal jefe en Barcelona José María Mena (ya retirado), socialista y perteneciente a la Asociación Fiscales por la Democracia, es del tamaño del gigantesco cambio que hoy comienza con los acuerdos entre China y Estados Unidos que dan inicio al nuevo sistema monetario.

El asunto se resume, según los documentos que obran en poder de Alberto Royuela de puño y letra del propio Mena, en la existencia de una mafia criminal liderada por este fiscal de Barcelona, cuyo sicario era el sargento de policía apellidado Ruiz, que recibía encargos para asesinar testigos que fueran perjudiciales para una determinada autoridad u hombre poderoso, así como «trabajos» de intimidación como incendios y sabotajes contra los familiares del asesinado o los posibles testigos que pudieran hablar. Es decir: lo que en inglés se conoce como «Gang stalking» (acoso organizado), los sicarios dirigidos por el propio estado para que no salga a la luz la verdadera naturaleza del estado.
Estamos hablando de más de mil asesinatos perfectamente documentados, con los pagos realizados a los sicarios detallados, el encargante del «trabajo» y la gestión del ex fiscal de Barcelona, que se han silenciado en el Tribunal Supremo durante años y que, de acuerdo a la documentación que obra en las manos del denunciante Alberto Royuela, alcanzan a la prevaricación de las más altas magistraturas en esta red de sobornos, que tienen en la masonería su «piedra angular».
Siempre con la voluntad de resumir un asunto de dimensiones satánicas, los documentos de puño y letra del fiscal Mena revelan cómo los jueces son comprados para detener los casos judiciales que pueden detonar al propio sistema, cómo se soborna a los forenses para que se sobresean los asesinatos probados, por envenenamiento, por ejemplo, y cómo, por fin, ¡LOS JUECES DE CATALUÑA HAN SIDO OBLIGADOS A ENTRAR EN LA GRAN LOGIA DE ESPAÑA BAJO PENA DE MUERTE Y CON EL DINERO COMO COMPENSACIÓN POR SU TRAICIÓN!
En cuanto a los nombres revelados, sin duda el más llamativo es el asesinato del famosísimo periodista de la COPE, Antonio Herrero, muerto en el año 1998 cuando realizaba submarinismo, que aquí se revela como un intento por acallarlo.

Los documentos del fiscal Mena que obran en poder de Royuela mencionan al diputado de Esquerra Republicana de Cataluña, Ernest Maragall, como uno de los que encargó un asesinato (aunque no logro entender la razón) y, muy expresamente, señalan a la actual ministra de Defensa, Margarita Robles, al ex fiscal jefe de Cataluña ex eurodiputado de Podemos, fundador de la Asociación Fiscales por la Democracia Carlos Jiménez Villarejo (tío de la ex ministra del PSOE, Trinidad Jiménez) y el ex ministro y ex alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, como participantes en esta red de prevaricadores de la justicia. En definitiva, miembros de los colectivos conocidos como «Jueces y Fiscales por la Democracia» son los que lideran, a juicio de los documentos que obran en poder de Royuela, la red criminal que se conoce actualmente como «El estado profundo», en su versión española.


Como decía líneas arriba, de las declaraciones de Royuela (en base a los documentos del fiscal Mena) se desprende que toda esta red criminal dentro del propio Estado se conectaba a través de las logias masónicas con sus homónimas en Hispanoamérica, mencionando a la Logia de Uruguay como nexo de unión con el ex presidente Zapatero, un componente más de esta supuesta red criminal.
Entre los muchísimos casos que se revelan, se aclara cómo consiguió Felipe González eludir la acción de la justicia por el caso GAL a través de un soborno a los jueces. En el acuerdo se aclaró que Barrionuevo y Vera pagarían su condena para que Felipe González no fuera inculpado.
Lo que es he contado es únicamente un resumen de lo que he podido leer y ver hasta el momento. El asunto en sí es la exposición, total, del «Deep State» español.

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin