Política actual — 15 marzo, 2020 at 10:01 am

Bill Gates fue detenido horas antes de que dimitiera de Microsoft: su plan es que el coronavirus que financió sea el pretexto para colocar el chip a la Humanidad

by

El último informe de Whatdoesitmean es, de momento, la única explicación para la sorprendente renuncia de Bill Gates de la Junta Directiva de Microsoft y, como ya había anticipado en mi último vídeo, tiene que ver con su participación en la fabricación del actual coronavirus.
Siempre según estas acreditadas fuentes (que beben tanto de la inteligencia rusa como la yanqui), el timing exacto de la renuncia de Bill Gates fue pocos minutos después de que se «reuniera» con su socio Warren Buffett y la miembro de la Fundación Howard Hughes, Anne Tatlock, en el búnker de la base aérea militar de Nebraska, donde estaba reunido el Comando Estratégico USA. (Se da la casualidad de que tanto Buffett como Tatlock se encontraban jugando al golf en el complejo residencial adonde fue a descansar George Bush Jr durante los sucesos del 11-S; es decir, que formaban parte de la conspiración).
El Instituto Médico Howard Hughes, que preside la tal Tatlock, publicó el más completo estudio sobre coronavirus en 1994, cuyo coautor fue el chino Ning Zheng (profesor de la facultad de medicina de la Universidad del estado de Washington, no confundir con la ciudad de Washington DC) y que ha sido el origen de los brotes de otros coronavirus, como el SARS y el MERS. Se da la circunstancia de que la ciudad de Seattle, capital del estado de Washington, está viviendo el mayor brote de coronavirus en Estados Unidos, y es reseñable que sea el lugar de residencia tanto de Bill Gates, como del citado doctor Zheng.
El informe recuerda las repetidas ocasiones en las que Bill Gates preparó a los líderes económicos y a la población mundial «para una próxima pandemia»: 2016, 2018 y la última, en este mismo año 2020 durante el Foro de Davos, en la que instó a poner en práctica los acuerdos de 2016 de la «identidad digital», para obligar a la gente a ponerse un microchip, en el que vendrá incluido el historial de vacunación. El pasado 3 de marzo, el propio Gates envió un mensaje a los líderes mundiales en los que les decía que «la crisis del coronavirus es el momento perfecto para llevar a la práctica la inserción del chip en la población mundial«.
Trump se opone por completo a este plan, de donde se deduce que la detención de Bill Gates y su posterior dimisión implican que no se va a llevar a efecto, aunque lo van a intentar… Ayer, el presidente español Pedro Sánchez dejó caer que esta crisis no se acabará hasta que la población se coloque la vacuna…
Los judíos dicen que la tendrán en diez días. No os digo más.

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin