Media — 24 septiembre, 2014 at 5:41 pm

De cómo una buena investigación sobre la lengua acaba… «tirando el bebé junto al agua sucia de la bañera»

by

Como sabéis, soy un enamorado del lenguaje y vengo descodificando desde hace tiempo el sentido real de las palabras en base a su etimología, conociendo que en esta manipulación se esconde buena parte de la manipulación que sufrimos.
Por ello, como os podéis imaginar, me ha interesado la entrevista que la Caja de Pandora ha realizado con Sergio Manuel Pop, porque sigue la tesis en la que yo mismo estoy. Y lo que me ha venido a la cabeza cuando ya iba por la mitad de la entrevista es el valor de la ECUANIMIDAD: es decir, la mesura en todo lo que haces.
Está claro que Sergio es un buen conocedor de las lenguas originarias y que ha realizado un trabajo desde una idea clara: la programación de nuestras mentes nació en Babilonia, con la propia creación del lenguaje. Creo que se ha tomado su tiempo y ha realizado buenas indagaciones y hay puntos realmente brillantes en la entrevista.
OK, puedes tener una idea y tratar de verificarla «empíricamente», intentando encontrar las huellas de esa manipulación en el verdadero sentido de ese sonido, frente al que utilizamos hoy día. Como sabéis, está en la misma línea de lo que yo mismo estoy haciendo.
Ahora bien, lo que no es de recibo es retorcer los argumentos y los sonidos para que «la realidad encaje con mi propia idea»: por ejemplo, cuando dice que «vasco» significa que «da asco» o que el origen de la palabra «verdad» es «ver» o el galimatías que realiza alrededor de la expresión «ser humano» y sobre «terror«. Este retorcimiento es muy típico de las personas que utilizan la PNL y, sinceramente, tomar lo que dice en este vídeo al pie de la letra puede llevar a mucha gente a un estado de confusión y descreímiento que les vuelva «enfermos» (ved lo que dice el diccionario etimológico).
Básicamente, Sergio utiliza el argumento racional de la etimología (eligiendo a su antojo la lengua que mejor le venga, claro, cosa de por sí dudosa), mezclándolo con el irracional de la PNL (el valor para inconsciente del sonido en sí, por ejemplo, en los sustantivos que acaban en «miento»), y utiliza cada uno como mejor le viene para tirar por la borda el lenguaje como herramienta de comunicación en sí. En otras palabras, sería como si mañana quedáramos a jugar un partido en la cancha de fútbol-sala y de repente Sergio cogiera el balón con la mano y, cuando los demás protestaran, respondiera que él estaba jugando al balonmano, pero cuando también le interesara, marcara goles con el pié. Evidentemente, se hincharía a marcar goles, pero estaría haciendo trampas.
En este caso, trampas intelectuales: juega con «dos barajas».
Su idea (con la que coincido) de que el lenguaje está manipulado le lleva a disparar «contra todo», de la misma manera que el conocido dicho de «matar moscas a cañonazos»: en el camino, obviamente, se carga el lenguaje en sí, la comunicación humana.
Digo todo esto reconociendo que la entrevista es sumamente amena, que Sergio es un tipo que cae bien y que contiene aciertos como «Logos-Lógica» pero, conociendo el público new age, y cómo le gusta simplificar los mensajes para encontrar «EL ENEMIGO» que le conduzca a la Libertad, esta entrevista se va a convertir en religión y va a hacer que unas cuantas personas: a) acaben cortando la comunicación con la paranoia de que «todas las palabras significan lo contrario de lo que parecen» y b) algunas de ellas elijan dejar de comunicarse bajo la misma paranoia de que todo lo que están diciendo, les perjudica.
Tiempo al tiempo. Recordad cómo acabó esa loable idea de que había que dar más salida a los sentimientos en lugar de tanto parloteo mental acabó derivando en la religión de «La mente es mala» y experimentos como el Buda’s Factory (y muchos gurus similares).
¡Ojo! Que una persona pueda acertar con algún jeroglífico no quiere decir que todo lo que diga sea cierto. Me gustaría que vierais esta entrevista con el suficiente distanciamiento para decir «esta explicación me convence pero ésta me parece retorcida y traída por los pelos».
En castellano tenemos una expresión que dice «pasarse tres pueblos» y se refiere a cuando uno lleva las cosas demasiado lejos.
Pues eso: por una vez, manteneos con ecuanimidad ante una teoría atractiva como ésta.
Un consejo: si hay alguna interpretación que no entendéis, posiblemente sea porque no es correcta.

Compartir noticia:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin