España, Opinión y Noticias Externas — 9 febrero, 2018 at 11:10 am

Psicoanálisis a Irene Montero, la psicóloga “portavoza” de Podemos

by

Os decía hace unos días que, asustados ante su inminente final, los de Podemos iban a “cagarla” cada vez que abrieran la boca.
He aquí que su portavoz, la psicóloga Irene Montero, queriendo aparentar que es la más “cool” de la clase se ha descolgado con un nuevo vocablo de su invención que prueba su profunda incultura, al otorgar sexo, masculino, a una palabra, como voz, por el hecho de llevar la letra “o” cuando las palabras tienen género y no sexo, y encima, la palabra “voz” es, precisamente ¡femenina!
Si observamos la rueda de prensa en la que intenta justificar esta patada al diccionario, reparamos en que esta mujer -que CON SU DISCURSO SUPUESTAMENTE ANTISISTEMA HA CONSEGUIDO LLEGAR AL PODER- defiende esa suerte de Conspiración del lenguaje que evidencia la existencia de una guerra de sexos histórica.
Este argumentario evidencia dos cosas:
1-Que esta mujer no es capaz de ver que sus ideas se las han inculcado en una institución del sistema, llamada Universidad, lo cual es un oxímoron en sí mismo: utilizando su propio argumento (“el sistema no da visibilidad a algo que le ponga en entredicho”), ¿cómo es posible que Irene haya recibido una educación en una ideología supuestamente antisistema como el feminismo en una institución del propio sistema?
2-Pero el segundo argumento es más importante todavía, porque ejemplifica la distancia de este supuesto movimiento izquierdista (que dice representar a la clase obrera) cuando pretende castrar a la población en lo más íntimo de su ser con este trauma que le hace sentirse culpable por decir las cosas tal cual, como siempre se han dicho: ¿qué obrero habla de esta cursi forma? Ninguno, evidentemente. En otras palabras, que la psicóloga quiere crear un programa MK Ultra para lavar el cerebro de la población con su paranoica ideología porque desprecia al pueblo que dice representar.
Lo cual deja en claro que esta mujer (que reconoció públicamente que pensaba que el amor es un acto de dominación y por tanto no creía en él) tiene un serio problema mental, una psicosis todavía no definida pero que ejemplifica con este discurso que veréis a continuación.