España — 11 marzo, 2018 at 10:05 am

Carta a Pablo Iglesias: el rey del Oxímoron

by

Querido Pablo: acabo de leer el artículo de El Confidencial en el que se resume la línea de acción de vuestro partido para los próximos meses y no he podido contener las ganas de escribirte, de tantas contradicciones en las que incurres.
Dices que vas a ofrecer “seguridad” a los trabajadores cuando al mismo tiempo les quitas a la mitad de esos trabajadores (del sexo masculino) su dignidad, apoyando las políticas de género que los denigran y los encarcelan por el mero hecho de haber nacido varones, cuando tú -y aquí es donde se define tu perfidia- has nacido varón y pese a ello, abogas por un “partido feminizado”.
Dices luchar por el bien de la mujer cuando, a través de la criminalización de la virilidad que define tu esquizofrénica política, la deja sin lo que más ama: el amor de un hombre.
Abogas por la defensa de la sanidad pública cuando al mismo tiempo niegas el derecho a los españoles a que se eduquen en la lengua de todos en cada una de las regiones del país e impulsas las desprotección de la sanidad en regiones con lenguas vernáculas, como Baleares, que se quedan sin médicos por las leyes antiigualitarias que tú mismo impulsas.
Abogas por la defensa de la educación pública, para llevar a los hijos de esos padres a una máquina adoctrinadora que lo que pretende es confundir su naturaleza y prepararles para que entren en esa secta de la que está prohibido hablar.
¿Qué ocurrirá cuando esos varones que te votan hoy cuando descubran que con sus votos están impulsando su propia autodestrucción? ¿Qué ocurrirá cuando esos trabajadores que hoy te votan en tantas regiones españolasa descubran que al hacerlo están impulsando la desigualdad y recortando su derecho al trabajo? ¿Qué ocurrirá cuando las mujeres que hoy te votan descubran que su voto -su voluntad- es el responsable de que estén solas, sin amor?
Sí, comprendo que, por el momento, mucha gente (la que te vota) vive en una mente fragmentada que es incapaz de relacionar variables que están tan cercanas y no ve la relación entre hechos tan concomitantes, tan cercanos, pero un día despertarán, Pablo, un día se darán cuenta de que la suma de los intereses de colectivos particulares necesariamente chocan unos con otros y lo que ganas por un lado, lo pierdes, multiplicado por 100, por otro, y que lo único que nos beneficia a todos es el Bien Común, el Bien de la sociedad contra el que luchas sin denuedo propagando la Guerra Social; el enfrentamiento intestino del pueblo, de la familia, de los sexos.
Un día, ese pueblo al que manipulas con la ayuda de los medios de comunicación del capitalismo que dices combatir será capaz de superar la disonancia cognitiva provocada por la continuada propaganda de guerra y verá la realidad conectada, ese día, querido Pablo, la gente se dará cuenta de que eres el rey del Oxímoron; el mayor demagogo que haya parido este sufrido país (y, en esto coincidirás conmigo, es mucho decir).
Ese día, Pablo, el día que el pueblo despierte, te mirarás en el espejo y lo que verás reflejado en él será la cara de Felipe González. Tu mayor enemigo. Ese día te darás cuenta de que te convertiste en aquello que más odiabas.
Y desearás morir.
Desde hoy, decreto que este es el himno de Podemos: Apocalipsis Zombie. Como sé que te encanta la música, no tendré que explicarte mucho más (aunque sé que, al leerlo, correrás rápidamente a encargar un himno).