Historia oculta, Hombre y Mujer — 19 marzo, 2018 at 9:26 am

La explotación histórica de la mujer, desmontada de manera irrefutable

by

(Seguidamente entenderéis por qué os recomendaba este artículo en inglés el otro día. Gracias a Alain por traducirlo).

Gore Burnelli
 10 de enero
. No, las mujeres no fueron oprimidas a lo largo de la historia

Una creencia común en Occidente es la narrativa de que, tradicionalmente, las mujeres eran oprimidas por la sociedad dominada por los hombres. La evidencia que citan usualmente gira en torno a algunos puntos de discusión:

La vida de las mujeres era dura.

Se esperaba que las mujeres se casaran y tuvieran hijos.

Las mujeres estaban sujetas a roles de género.

La sexualidad de las mujeres estaba regulada.

Las mujeres no podían poseer propiedades.

Las mujeres no podían ir a la escuela.

Las mujeres no podían votar.

Tuve la suerte de crecer en una sociedad rural europea donde pude vivir la realidad de la vida tradicional, y puedo explicar por qué creo que estos son polémicas absurdas.

I. La vida de las mujeres era dura.

Las vidas de las mujeres fueron difíciles porque las vidas de todos eran difíciles. Las personas modernas viven vidas excepcionalmente cómodas, en comparación con sus antepasados. El agua entra a su hogar, usted ajusta la temperatura con algunos gestos con los dedos y toma lo que quiera para comer de un estante. Este no fue el caso en las sociedades agrícolas rurales. La gente tenía que cultivar su propia comida del suelo y criar animales para carne, leche y huevos. La mayor parte de su tiempo y energía se gastaba haciendo exactamente eso. No había vacaciones con todo incluido, años sabáticos, no había trotamundos, etc. Nadie lo tenía fácil, ni mujeres ni hombres.

II. Se esperaba que las mujeres se casaran y tuvieran hijos.

Créalo o no, los humanos son animales que evolucionaron en este planeta como parte de un árbol de la vida de 4 mil millones de años. La reproducción biológica es una función importante de su cuerpo físico. Solía ser la norma que la mayoría de las personas se casaran y tuvieran hijos. Y esto tiene todo su sentido.

Imagina que eres un adulto joven en una sociedad rural en la que todos pasan el tiempo produciendo los medios de supervivencia. Te despiertas todas las mañanas sabiendo que la supervivencia depende de realmente hacer algo. Sabes que no tienes derecho a un viaje gratis, el mundo no te debe la vida. Tu familia te ayudará en caso de necesidad, pero no deseas ser una carga, al igual que no te gustaría que otra persona sea una carga para ti. Hay mucho esfuerzo que cualquiera puede ahorrarse. Necesitas trabajar. Mientras eres joven, puedes mantenerte al día con las exigencias físicas, pero a medida que creces, tu cuerpo comienza a fallarte. Necesitas nuevos pares de manos.

Tan pronto como sea social y físicamente adecuado, encontrarás una pareja del sexo opuesto y comenzarás a producir niños. Dentro de unos años, esos niños tendrán que trabajar. Ya sea con la preparación de alimentos, cuidando a los niños más pequeños, cuidando a los animales que pastan, todos pueden ayudar. No es “explotación infantil”, es una necesidad. Cuantos más hijos tengas, más fáciles serán las cosas. No hay planes de jubilación, tus hijos son tu fondo de jubilación.
¿Cuál es la alternativa? Si no te casas, igual tendrás que ganarte la vida. Solo. Y no tienes hijos para ayudarte en la vejez. Tus otros parientes pueden ayudarte, pero sus prioridades son sus parientes consanguíneos más cercanos. Cuando tus padres mueren, te vuelves débil y frágil. Tu vida es dura, estás solo y no puedes permitirte sufrir una lesión debilitante.

III. Las mujeres estaban sujetas a roles de género.
Y eso es fenomenal. Biológicamente, los hombres y las mujeres no son intercambiables. Hay una asimetría en su reproducción: las mujeres llevan a su descendencia dentro de sus cuerpos, los hombres no. Después de que nace el bebé, depende de la presencia física de la madre más de lo que depende del padre.
Como las familias tenían muchos hijos, a las mujeres se les encomendó tareas que les permitían amamantar a los bebés, mientras que a los hombres se les encomendó tareas que requería que fuesen de un sitio para otro. La familia fue conceptualizada como un contenedor, separando el interior del exterior. Las actividades de las mujeres se centraron más en el interior, mientras que las actividades de los hombres se centraron más en el exterior. Los hombres eran los enviados para enfrentar las amenazas externas, mientras que las mujeres se aseguraban de que todo lo que había dentro estuviera en orden.

Se puede pensar que esta asimetría en el resultado es “injusta”, porque la hierba es más verde en el otro lado. Pero no fue una imposición artificial y arbitraria. Fue solo el resultado de una diferencia física muy real entre hombres y mujeres. Un hecho crudo de la vida. Esta división del trabajo tenía perfecto sentido dadas las circunstancias. Cada rol tenía sus ventajas y desventajas.

IV. La sexualidad de las mujeres estaba regulada.

Y tenía perfecto sentido que lo fuera. Lo crea o no, uno de los resultados del sexo es tener bebés. En aquel entonces, un embarazo significaba que, en menos de un año, la mujer soltera embarazada tendría que trabajar para garantizar el mantenimiento del bebé. Si tenía suerte, el padre asumiría la responsabilidad y se casaría con ella. Pero esto no era una garantía, ya que tampoco tenía forma de estar seguro de que él era el padre.
Otra asimetría natural hace que las mujeres siempre estén seguras de que su bebé es suyo. Los hombres nunca pueden estar seguros, y de hecho se sabe que una porcentaje de hombres realmente está criando a unos hijos que no son biológicamente suyos, pensando que sí lo son. Si eres un hombre joven, y viene una mujer joven que dice “me dejaste embarazada, cásate conmigo”, el trato que estás recibiendo es “por favor, prepárate para este bebé aunque no puedas estar seguro de que sea tuyo”. Puedes pensar que es un trato podrido y no seguir adelante con eso. En este caso, la joven madre soltera y su bebé se convierten en responsabilidad de sus padres.

Naturalmente, tendría sentido entonces para cualquier padre querer evitar esa situación, vigilando más de cerca a sus hijas. Esta no es una preferencia “pro-hombres”. Es una optimización de conservación de recursos. Es meramente circunstancial que los hombres parezcan obtener un mejor trato.
Como esposas, se esperaba que las mujeres fuesen más fieles que los hombres. Esto no fue injusto, fue un equilibrio de una asimetría natural que favorece a las mujeres. No importa quién sea el padre, la madre siempre está segura de que el bebé es de ella. No hay ninguna posibilidad de que no tenga ninguna relación con el bebé que acaba de dar a luz. Sin embargo, si el marido levanta el bebé de otro hombre, es un callejón sin salida evolutivo. Evolución probablemente seleccionada para aquellos rasgos que hacen a los hombres extremadamente atentos en lo que respecta a lo que sus esposas están haciendo.

V. Las mujeres no pueden poseer propiedades.

Esta es una queja que parece tener sentido desde una perspectiva moderna, pero que no tenía sentido en el pasado. La gente no se involucraba en el comercio de bienes raíces como individuos. La propiedad pertenecía a las familias, ya que la tierra se usaba para cultivar alimentos y sobrevivir. La gente adquiría tierras para cultivar alimentos a medida que sus familias se expandían, y luego se los daban a sus hijos cuando establecían sus propias familias.

VI. Las mujeres no podían ir a la escuela.

Este es un punto de discusión que debe desarmarse de la siguiente manera, a la luz de un razonamiento social y evolutivo:
dado que el embarazo era un gran problema, no es del todo sorprendente que en muchas escuelas hubiese segregación por sexo. ¿Qué obtienes cuando juntas a chicos y chicas cachondos? Sexo. Y embarazos no deseados.

Desde una perspectiva evolutiva, las mujeres tienen el privilegio de ser siempre deseables. Un hombre, sin embargo, necesita probarse a sí mismo para competir con éxito con otros hombres. De esto se desprende que habría más escuelas para niños que para niñas, y que diferirían en el plan de estudios.
Estos dos puntos son suficientes para explicar la percepción de que las mujeres “se mantuvieron alejadas de la escuela”. Recuerde: las familias producían lo suficiente para sobrevivir. Enviar a alguien a la escuela no fue un capricho. No fue gratis. Para enviar a un niño a la escuela y luego a los estudios superiores, tenían que trabajar horas extra, ir al mercado, intercambiar productos y animales por dinero. Cada estudiante proveniente de una familia rural tenía detrás de él una gran cantidad de personas que trabajaban arduamente para pagar su estancia allí, solo para darle una ventaja sobre la competencia en el mercado del apareamiento. Porque en última instancia, esto es a lo que todo se reduce.
No tenía sentido gastar todo ese esfuerzo para enviar a una niña para obtener una educación superior, porque ya era una pareja deseable, siempre y cuando fuera joven, saludable y viniera de una familia respetable. Esto no es “sexismo” (una imposición arbitraria de la “sociedad”), es solo reproducción sexual, que ha estado operando en la Tierra durante al menos mil millones de años.
No se consideraba que una mujer fuese “menos valiosa”. Las consideraciones de “valía” no entraban en discusión.

VII. Las mujeres no podían votar.

Esta es otra queja que solo tiene sentido desde una perspectiva moderna. En la mayor parte de la historia humana, las personas no han votado.
El voto se introdujo en los países europeos en los tiempos modernos, con el advenimiento de los estados nacionales. Fue un experimento del que muchos se mostraron escépticos. La votación no era parte de lo que las personas de mentalidad tradicional consideraban esencial en la vida. No hubo anhelo del “derecho al voto”.

Originalmente, sólo hombres de alto rango tenían este nuevo y extraño deber, y su voto representaba la posición de su familia y patrimonio, no su posición como individuos. ¿Por qué los hombres, y no las mujeres? Porque los hombres eran por defecto los que tenían que ver con los “asuntos externos” de la familia, debido a su “movilidad” biológica inherente. Ya se trate de lobos atacando las manadas de ovejas, osos atacando vacas, bandidos en las afueras de la aldea, incendios forestales, guerras, eran los hombres los que eran enviados a tratar con el “exterior”.

En unas pocas décadas, el voto se hizo universal. Primero se amplió a todas las familias (representadas por el esposo), luego a todas las personas (incluidas las mujeres). Considerando que votar es un punto importante en esta discusión, es sorprendente contrastar la idealización con la realidad.
¿Qué fue lo primero que hicieron muchos países cuando sus ciudadanos obtuvieron el sufragio universal? Obtuvieron regímenes totalitarios en el poder en toda Europa, desde Mussolini en Italia hasta Hitler en Alemania. En otros casos, fueron los regímenes totalitarios recién establecidos los que promulgaron el sufragio universal, como una manera de ganarse el favor del pueblo (una táctica favorita de los comunistas). La gente, por supuesto, nunca llegó a tener un poder real de decisión sobre cómo se hacían las cosas. Ciertamente tenían mucho menos que decir que cuando votar no era “universal”.
Por lo tanto, no creo que el breve período entre la introducción del voto y el sufragio universal sea indicativo de una injusticia contra las mujeres. El camino elegido representó el cambio de la familia al individuo como componente básico de la sociedad.