Media — 7 diciembre, 2018 at 9:28 am

La batalla (política) ahora está en La Sexta TV

by

Nadie duda de que Podemos ascendió donde está gracias al protagonismo que le dio los programas de La Sexta TV, con lo que, de rebote, y al ganar éste poder político, la cadena se benefició en términos de audiencias.
El asunto es que ahora “la moda” es un partido político (Vox) que se niega a aparecer en sus programas, por las vejaciones sufridas, con lo que La Sexta TV ya no puede contar con el gran reclamo periodístico en estos días: Santiago Abascal (u Ortega Smith). De manera que esta cadena, creada por el trostkysta Jaume Roures con dineros de George Soros, se enfrenta a un difícil dilema: si no llama a Abascal, sus audiencias caerán en picado (porque Podemos ya no vende) y si le llama, le reventará las paranoias de las que viven desde que nacieron, particularmente, la feminista.
Así pues, hay que estar atentos a sus audiencias, como termómetro político.
De momento, La Sexta Noche, que llegaba en años anteriores al 1’5 millones de público, hoy día a duras penas llega a los 800.000.
El Wyoming, con su Intermedio, es el gran buque insignia, con audiencias entre 1’5 y 1’7 millones. Al Rojo Vivo, de Ferreras, se mantiene en torno al millón de espectadores.